Conecta con nosotros

    El Despacho

    2022: el año en que Nicaragua se convirtió en un país en fuga

    La familia es el sector más afectado, junto al recurso humano, pues el 20% de los emigrantes nicas tienen título universitario

    Migrantes centroamericanos se entregan en la frontera estadounidense. FOTO TOMADA DE INTERNET

    En el año 2022 Nicaragua se convirtió en un país en fuga. Las estimaciones más conservadoras sobre el fenómeno que desgrana a la sociedad cifran en 180,000 la cantidad de nicaragüenses que se han ido, pero Diálogo Interamericano calcula que ya son casi 300,000. Es la mayor crisis migratoria en la historia de este país, históricamente el segundo más pobre de América Latina, pero no emisor de migrantes.

    La huida de nicaragüenes en 2022 equivale al cinco por ciento de la población, dice a DESPACHO 505 el especialista en temas migratorios Manuel Orozco, quien la califica como «una de las mas altas» en la historia reciente de Nicaragua.

    LEA TAMBIÉN: Nicaragua cierra el 2022 con más migración y pobreza, y sin cambios políticos que auguren una mejoría en 2023 

    «La salida de tantos nicaragüenses es un desgaste que no beneficia a nadie. Causa separación, afecta la economía y aumenta la presión internacional sobre soluciones humanitarias a Nicaragua», manifestó Orozco.

    El impacto de esta migración se sintió en diferentes sectores de la sociedad, especialmente en la economía y en la fuerza laboral, ya que se ha fugado el 25 por ciento de la mano de obra calificada del país, estima Orozco, así como en el entorno de las familias, debido a la separación que sufren.

    El especialista aclara que la migración solo beneficia a un país cuando se integra dentro de una estrategia de desarrollo sostenible, y en el caso de Nicaragua, con un estado criminal, sin estrategia de desarrollo, sino mas bien un estado forajido, considerado por el FMI como un Estado secuestrado, la salida de nicaragüenses es un factor que pueda generar mas bien el declive de una dictadura toda vez que aumenta el descontento por la separación familiar, y reduce la base popular de apoyo al régimen, así como la masa crítica que sostiene al círculo de poder que ya está emigrando también.

    EL AÑO EN QUE NICARAGUA COMENZÓ A MIGRAR

    La salida de nicaragüenses creció de 2017 a 2018, que fue cuando inició la actual crisis socio política y económica del país. En el primero emigraron 28 mil y en el segundo la cifra aumentó a 80,000.

    Advertisement. Scroll to continue reading.

    En 2017, antes que explotara la crisis sociopolítica, la migración de nicaragüenses fue movida, principalmente, por la necesidad de buscar mejores oportunidades económicas, explicó en su momento Carmen Paola Zepeda, jefa de la oficina en Managua de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), adscrita a la ONU.

    «Los flujos migratorios de este país se caracterizan sobre todo por su componente laboral”, explicó Zepeda en enero de 2018.

    Tras las protestas de abril de 2018, fue cuando se observó el alto incremento de migración de nicaragüenses, según estadísticas de diversos organismos que explicaron el fenómeno como un efecto de la persecución política desatada por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

    En 2019 se elevó a 100,000, pero en 2020 disminuyó a 25,000. Las cifras más altas se registran en 2021 con la salida de 161,269, y 2022 con la partida de al menos 290,535, según estadísticas del Programa de Migración, Remesas y Desarrollo para América Latina de Diálogo Interamericano.

    En total, aproximadamente el 9.5 por ciento de la población nicaragüense se ha ido de Nicaragua en los últimos cuatro años.

    Lea más: Cruz Roja: Hasta 500.000 migrantes requerirán ayuda en 2023 en Latinoamérica

    Dos sacerdotes consultados por DESPACHO 505 señalaron que la migración es un tema que tiene muy preocupada a la iglesia católica y los obispos lo expresaron en un comunicado que emitió la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) a inicios de noviembre.

    Advertisement. Scroll to continue reading.

    «Es dramático ver como familias enteras migran. Se llenan los buses en las gasolineras. Eso perjudica a las familias porque quedan partidas. Los que se van no se sabe si regresaran y lo más seguro es que formarán otra familia donde vayan. Eso es un desorden moral», expresó uno de los curas, quienes prefieren no ser identificados debido a la represión actual del régimen Ortega Murillo contra la iglesia católica nicaragüense.

    «El primer sufrimiento es la familia, es la persona. El ser humano nace y muere en familia. Luego, lo más perjudicial es a la economía, el recurso humano que necesita el país», manifestó el otro religioso.

    MIGRACIÓN HACIA EE.UU

    Una de las particularidades de la migración de nicaragüenses en 2022 es que el país de destino de más de dos tercios de los casi 300,000 fue Estados Unidos. Es un gran cambio comparado con períodos anteriores, cuando menos del 20 por ciento emigraba a ese país norteamericano, explicó Orozco, y la mayoría se concentraba en Costa Rica.

    «Esta población ha entrado a Estados Unidos bajo la normativa de estadía condicional a su audiencia  de petición de asilo y posterior consideración para procesar positivamente esa petición», dijo el especialista.

    En total, en 2022, según las estadísticas del Diálogo Interamericano, 199,291 nicaragüenses migraron a los Estados Unidos: 86,312 hacia Costa Rica y 42,840 a otros países.

    Además, no solo la represión del régimen Ortega Murillo está empujando a los nicaragüenses fuera del país, sino también la situación socio económica. Orozco recordó que la canasta básica en Nicaragua pasó de costar 13,331.96 córdobas (432.9 dólares) a 18,845.78 córdobas (521 dólares) hasta noviembre de 2022, mientras los salarios se han devaluado. Así lo confirman datos del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide).

    Igualmente, los trabajos formales han disminuido: de 914,196 en 2017 a 787,428 en este 2022. Por su parte, el trabajo informal ha aumentado de 1,983,447 en 2017 a 2,321,097 en 2022.

    Advertisement. Scroll to continue reading.

    La falta de empleo y el alto costo de la vida son los principales problemas que afectan las vidas de los nicaragüenses, indicó la última encuesta de CID Gallup, realizada entre el 26 de septiembre y el 10 de octubre.

    Una de las preguntas en esa encuesta fue que si la persona tenía los recursos en manos, se iría del país y el 57 por ciento respondió que sí lo haría. Un 41 por ciento dijo que no.

    Lo llamativo es que, del total de personas que afirmaron que se irían del país, la mayoría de ellas son jóvenes o al menos menores de 40 años de edad. El 72 por ciento de quienes dijeron que sí se iban tienen entre 18 y 24 años de edad.

    El país al que prefieren irse los nicaragüenses en la actualidad es Estados Unidos, ya que el 51 por ciento de los encuestados, dispuestos a irse de Nicaragua, indicaron que lo harían a ese país norteamericano.

    Le siguen Costa Rica, con el 15 por ciento de preferencia por parte de los encuestados, España el nueve por ciento y Canadá el cinco por ciento.

    EL PAÍS PIERDE FUERZA LABORAL CUALIFICADA

    El más afectado con la masiva migración de nicaragüenses es el país mismo, ya que se le está yendo la mano de obra calificada, la que tanto cuesta formar, provocando una reducción gradual del tamaño de la fuerza laboral en el país. afirma Orozco.

    La situación es preocupante porque de por si Nicaragua es pobre, con un mano de obra calificada que representaba menos del 15 por ciento, y según el experto, dos de cada diez emigrantes son personas con título universitario, lo cual significa que cerca de 100,000 personas calificadas han huido de Nicaragua desde el 2018.

    Advertisement. Scroll to continue reading.

    Lea más: Maureen Porras, nicaragüense electa concejal en EE.UU.: “Queremos ver una democracia en Nicaragua”

    Ese número representa el 25 por ciento de la mano de obra calificada en el país, situación que ahonda aun más la capacidad competitiva del país a nivel global y regional.

    «El tamaño de la fuerza laboral en Nicaragua se mantiene a niveles de 2017, pero en peores condiciones, porque el deterioro económico aumentó el tamaño de la fuerza laboral informal en medio de más carestía», expresó Orozco.

    Uno de los sacerdotes consultados aseguró que hay muchas empresas resintiendo la ausencia de mano de obra calificada. «Los empresarios les están rogando a su gente que no se vayan, que les mejoraran el salario, pero la gente se están yendo», afirmó.

    Agregó que son filas de personas que llegan a las iglesias pidiendo la bendición, antes de viajar, y muchos de ellos son jóvenes universitarios o profesionales. «Está en juego el futuro del país», indica.

    REMESAS OXIGENAN A LA DICTADURA

    Se supone que las remesas son importantes para la economía nicaragüense, pero Orozco y uno de los sacerdotes consultados por DESPACHO 505 sugieren que más bien son dañinas.

    Orozco asegura que, en el corto plazo, el régimen se apalanca de la entrada de remesas, que en este 2022 representaron tres mil millones de dólares, apoyando a mas de la mitad de los hogares del país.

    Advertisement. Scroll to continue reading.

    La economía nicaragüense recibió un récord de 2,258,400 dólares en concepto de remesas familiares entre enero y septiembre de este año 2022, un 45 por ciento más que en el mismo periodo de 2021, informó a inicios de noviembre el Banco Central de Nicaragua (BCN).

    Los principales países de origen de las remesas recibidas entre enero y septiembre de este año continuaron siendo Estados Unidos con el 75.5 por ciento del total, seguido de España con 8.9 por ciento, y Costa Rica con 8.8 por ciento, detalló el BCN.

    Nicaragua captó 2,146,900 dólares en remesas en 2021, un 16 por ciento más que en 2020 (1,851,400 dólares), según cifras oficiales.

    El total de remesas familiares recibido por los nicaragüenses durante 2019 fueron 1,682,400 dólares, en 2018 de 1,501,200 dólares, en 2017 de 1,390,800 dólares, y en 2016 de 1,264,100 dólares.

    El régimen se apalanca de esas remesas por la vía del impuesto de venta al consumo que realizan los receptores de remesa, dejando al régimen un ingreso de 500 millones de dólares.

    Orozco indica que se trata de «un apoyo espurreo que no ayuda a la nación, y temporalmente beneficia la capacidad represiva del régimen».

    «La sostenibilidad económica con remesas no es probable y tampoco viable en el contexto dictatorial.  En la mayoría de las sociedades con dictaduras, la diaspora eventualmente deja de enviar dinero en cantidades altas debido a que la radicalización autoritaria criminaliza el envío de dinero y aumenta la informalidad», manifiesta el experto.

    Advertisement. Scroll to continue reading.

    Por su parte, el sacerdote señala que las remesas son «producto del sufrimiento humano», ya que los nicaragüenses en el exterior hacen mucho esfuerzo para «mandar esos centavos a sus familiares».

    El religioso lamentó que las remesas, en muchas ocasiones, sirven para promover el «parasitismo» y la «dependencia».

    «Hay gente que puede trabajar, pero dicen que mejor están con lo que les mandan», expresa el cura, quien considera que las remesas hacen «más daño que bien» a Nicaragua.

    «Un país que institucionalice eso, ni es digno, ni es humano, ni es moral», finalizó.

    También le puede interesar

    Portada

    Tras las sanciones anunciadas este lunes, la empresa estadounidense New Fortress Energy, que construye una mega planta en Puerto Sandino quedaría imposibilitada de hacer...

    Noticias

    Experta en lenguaje corporal asegura que Daniel Ortega perdió las facultades físicas porque no es capaz de sostenerse de pie por sí solo.

    Noticias

    Estos permisos laborales tienen una duración de 12 meses o menos y son solicitados frecuentemente por empresas americanas que contratan a personal de otros...

    Noticias

    El 7 de noviembre, cuando Ortega y Murillo consumen su estrategia reeleccionista se quedarán sin legitimidad democrática. Eso acarreará consecuencias graves, advierten analistas.

    Noticias

    El punto 4 del documento aprobado en la OEA le deja “un puente" a Ortega para una salida a la crisis y esa salida...

    Reporte 505

    Los principales grupos económicos han guardado silencio sobre la detención de los directivos del Cosep. El Grupo Promerica dijo que no se pronunciará, mientras...

    Noticias

    Argentina y México no votaron a favor de la resolución de la OEA, porque quieren conservar amistad de Ortega, advierten analistas y expertos.

    Reporte 505

    Hijas y esposas de los reos políticos coincidieron que tuvieron que soportar restricciones arbitrarias por parte de la Policía Orteguista.

    Advertisement

    Copyright © 2021 Despacho505.com