La opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia declaró este domingo una “alerta nacional política” ante la escalada represiva del régimen de Daniel Ortega contra opositores. Los acontecimientos registrados en los últimos días, que incluye la encarcelación de personas por protestar, inseguridad ciudadana y reparos fiscales contra empresas privadas y medios de comunicación, han dado paso a la declaratoria.

La alerta contiene 10 puntos donde advierten que “el país está perdiendo viabilidad aceleradamente, vamos hacia el derrumbe total de la débil institucionalidad y va hacia una situación de caos e incertidumbre”.

Denuncian la escalada de violencia policial contra ciudadanos opositores y miembros de la Alianza Cívica, luego de la protesta nacional con papeletas exigiendo la salida del dictador.

MÁS NOTICIAS: Ortega ordena liberar 800 presos comunes en medio de espiral de inseguridad en Nicaragua

Sostienen que en Nicaragua los ciudadanos están en un estado de indefensión en cuanto a su seguridad personal. La oposición alerta sobre la alta incidencia de robos, asaltos, asesinatos por la delincuencia, “lo que tienen atemorizado al pueblo, luego que el régimen liberó unos 22 mil reos comunes en estos años”.

TERRORISMO FISCAL Y REPRESIÓN CONTRA LA PRENSA INDEPENDIENTE

La Alianza Cívica destaca el aumento de embargos y supuestos reparos de impuestos millonarios contra “cienes de empresarios”, que reflejan una política de terrorismo fiscal por parte del régimen.

“Igualmente se aplica esa política de terrorismo fiscal a canales independientes de Televisión, lo que constituye una gravísimo atentado contra la libertad de expresión”, expresan.

Este sábado Canal 12 confirmó que está embargado por una supuesta deuda fiscal de 21 millones de córdobas que los propietarios de la televisora califican como “arbitrario e ilegal”.

LEA: Embargo a Canal 12 “es un acto delincuencial”

Asimismo la organización opositora lamenta que “la carestía de la vida sigue en ascendencia e impacta severamente a los sectores populares, mientras crece el desempleo con despidos en alcaldías y universidades, aumenta la pobreza, las inversiones no llegan, y el gobierno solo está interesado en financiar su aparato represivo”.

COVID-19 Y FALTA DE REFORMAS

La pandemia de Covid-19 sigue siendo uno de los principales problemas de los nicaragüenses, pero el régimen Ortega – Murillo continúa exponiendo a la población al contagio, denuncia la Alianza.

“La pandemia sigue cobrando víctimas y la dictadura sigue promoviendo aglomeraciones que exponen al contagio, luego de recibir del BID 43 millones de dólares para combatirla”, señalan. Además, consideran que las autoridades ejercen abuso gubernamental contra la niñez al obligarlos a desfilar con motivo de las fiestas patrias, exponiéndolos al contagio del virus, cuya propagación sigue en ascenso, según gremios médicos.

Todos estos hechos, agrega la Alianza, se están dando en periodo preelectoral, en que no hay señales de las reformas electorales que prometió Ortega en diciembre de 2019, “nublándose la certidumbre de las elecciones de 2021”.

“Observamos que el país está perdiendo viabilidad aceleradamente, vamos hacia el derrumbe total de la débil institucionalidad, y va Nicaragua hacia una situación de caos e incertidumbre”; insisten.

Finalmente, los sectores sociales a denunciar de manera activa estos acontecimientos y a la comunidad internacional, OEA, Unión Europea y la ONU, “les hacemos un llamado a promover acciones para proteger al pueblo de Nicaragua, su libertad, su salud y sus vidas”, concluyen la Alianza Cívica en su declaratoria de alerta.

Compartir: