El secretario general de la Organización de Estados Americano (OEA), Luis Almagro, demandó a Daniel Ortega garantizar las reformas necesarias para tener elecciones libres en Nicaragua y advierte que de eso depende su legitimidad.  

Almagro habló por primera vez de la posibilidad de desconocer la legitimidad de Ortega como gobernante de Nicaragua durante un conversatorio virtual promovido por Robert Destro, subsecretario para Democracia, Derechos Humanos y Trabajo del Departamento de Estado de Estados Unidos. 

“Entre los líderes de la región, Ortega es quizás la más sangre fría que existe y difícil de permear con presiones sobre él. Resulta muy difícil”, comentó.  

El representante de la OEA asegura que al dictador nicaragüense “no le gusta la ilegitimidad, no le gustaría ser considerado como gobierno ilegítimo”.  

MÁS NOTICIAS: Almagro urge reformas electorales “de la A hasta la Z”, Ortega sigue mudo

“No quisiera convertirse en un Maduro, quien carga con la ilegitimidad por todo el hemisferio. No le gustaría considerarse, como, ser un gobierno alternativo, como en el caso de Venezuela. No le gustaría eso. No le gustan las sanciones. No le gustan estas sanciones cuando caen cerca de él, de su propia familia, de sus familiares. (…) Si se quiere de un mínimo de legitimidad, solo puede ser por medio de elecciones justas”, dijo Almagro. 

EL PAPEL DE LA OEA 

El secretario general apela a una mayor presión y más fuerte compromiso de la región para resolver la crisis de Nicaragua desatada por la represión del régimen en abril de 2018, que afecta al resto de países centroamericano.  

“Necesitamos que él sienta que el vecindario no está contento con la situación en Nicaragua. Y todos tienen que estar trabajando en ello. Nicaragua es un país muy relevante. Es un cinturón allí en Centroamérica. La mayoría del comercio en Centroamérica es por camiones terrestres, por tanto, tienen que pasar a través de Nicaragua y eso es lo que hace relevante al gobierno de Ortega hasta cierto punto”, explicó. 

Almagro está consciente de que la popularidad de Ortega está al mínimo a lo interno de Nicaragua y “él sabe que si hay elecciones libres las perderá, al día de hoy las pierde”.  

Lograr las reformas electorales en Nicaragua, dependerá, en gran medida, de presiones de organizaciones de la comunidad internacional, agregó Almagro. “Deberíamos empezar a trabajar en su ilegitimidad para el año próximo y debemos trabajar muy duro para crear las condiciones políticas y las condiciones electorales para que pueda haber elecciones justas”. 

En ese sentido, Almagro sostiene que la legitimidad de Ortega depende de lo que suceda dentro de la OEA. 

MÁS NOTICIAS: Edmundo Jarquín: Ortega apuesta a “nueva China” en Centroamérica

“Aquí fue declarada la legitimidad de la reelección de Maduro, aquí fue declarada la legitimidad del régimen de Maduro. Aquí fue reconocido Guaidó y el representante de Guaidó en el Consejo Permanente. (Ortega) sabe que, si tiene que ponerse de acuerdo con alguien sobre la futura legitimidad de la situación o del sistema político en Nicaragua, tendrá que lidiar con la Organización de Estados Americanos. Y es así. Y es por eso que él siempre ha mantenido la puerta abierta al trabajo de las reformas electorales con el secretariado general”, destacó. 

MÁS APOYO A LA OPOSICIÓN  

El politólogo nicaragüense Manuel Orozco, del Diálogo Interamericano, quien también participó en el conversatorio señaló que en el contexto actual es necesario apoyar a la oposición para lograr una verdadera unidad que presente un candidato que una a todo el país.  

“Creo que lo importante y eficaz, aparte de las sanciones, que sin duda han hecho su trabajo, es que necesita haber mayor apoyo a la oposición. Daniel Ortega tiene dos características claves: es un político populista y transaccional”, dice Orozco. Del lado populista, explica, algo que Ortega detesta es que pierda popularidad.  

“Siempre está atento a lo que dice la población si les gusta su gobierno o si lo apoyan. Aun cuando su popularidad sea tan baja como el 20% el considera valida esa cifra para él. Por tanto, tienen que neutralizar eso. Y la forma de neutralizarlo es dando más apoyo a la oposición para que gane mayor relevancia del voto popular”, indica. 

Compartir: