Pese a una intensa búsqueda, la Policía aún no ha logrado dar con el paradero de los tres hombres que el pasado seis de febrero asesinaron en su propia casa al productor y comerciante de café, Maylin Eliecer Rugama Castro, de 34 años, para robarles más de 300,000 córdobas en Wiwilí, Jinotega.

La información la confirmó Manuel Rugama Villareal, de 61 años, padre del reconocido productor, que fue abatido a balazos delante de su hijo de once años y su esposa Jasmina Martínez, quien al momento de los hechos cargaba en sus brazos a su bebé de tres meses.

“Por ese cobarde y repudiable asesinato de mi hijo que ocurrió hace trece días aún no hay nadie de tenido, y como Maylin era una persona muy apreciada, la gente todos los días me preguntan si ya atraparon a los asesinos, porque están pendientes del caso y exigen que se ha haga justicia que es lo que también queremos nosotros como familia doliente”, explicó.

LEA TAMBIÉN: Alcaldesa de Wiwilí, inhabilitada por el régimen, se refugia en Estados Unidos

Recordó que el crimen ocurrió entre las 7:34 y las 7:49 de la mañana del seis de febrero, hora en la que Maylin se encontraba en la pulpería de su casa ubicada en la comunidad “Quebraditas de Yakalwás”.

En la vivienda también había un acopio de café, y a eso de las “7:34 llegaron los tres hombres haciéndose pasar como clientes, pero luego sacaron sus armas, mataron a mi hijo y después amenazaron al niño de 11 años y a la mamá, para obligarlos a que dijeran donde estaba todo el dinero de ambos negocios”, detalló.

MINUTOS DE TERROR

Rugama refiere que en la casa de su hijo se encontraban dos cámaras de seguridad que captaron los 15 minutos de terror que tanto su hijo, nuera y nietos y que los rostros de dos de los tres hombres, quedaron plenamente filmados, pero que hasta la fecha nadie los ha logrado reconocer.

En las imágenes se ve el instante en que uno de los delincuentes ingresa a la pulpería, y después saca una pistola y le dispara a la víctima, quien logra evadir el proyectil lanzado sobre el piso.

En ese preciso instante su esposa se encontraba en un costado de la pulpería, chineando al bebé, y cerca de ella una sobrina y más al centro su hijo de once años que estaba ayudándole a despachar a su papá.

Tras evadir la primera detonación, Maylin trata de incorporarse para correr en dirección al interior de la casa, pero el autor del disparo le da persecución y “lo mata de tres balazos cuando mi hijo trataba de ir a su habitación en busca de su pistola, para defenderse”, afirmó el padre de la víctima.

Tras escuchar el primer disparo los otros dos delincuentes, ingresan a la pulpería y uno agarró al niño de 11 años y el otro procedió a intimidar a la mamá con la pistola.

BUSCABAN LA CAJA FUERTE

Posteriormente uno de los hombres sujeta al niño de la camiseta que vestía y lo saca a la calle, para que le muestre una bodega de su papá, mientras que el otro se dedicó a detener las motos que pasaban por el lugar.

LEA TAMBIÉN: Murillo anuncia inauguraciones en propiedades confiscadas a medios de comunicación y oenegés

Luego regresó con el niño al área del acopio y tras dar con la caja donde se encontraba el dinero lo empujó, en eso el otro sujeto ingresó con la mamá, quien abrazó al menor en medio de las amenazas de los dos sujetos, quienes huyeron del lugar.

Los tres hombres también se marcharon con una pistola y la escopeta que tenía el productor en su cuarto de habitación.

“Estos dolorosos y desgarradores hechos causaron mucha conmoción en la comunidad, porque Maylin, era muy reconocido por ser una persona solidaria, trabajadora, si tenía que ayudarle a un enfermo le ayudaba, era quien dinamizaba la economía en el lugar, porque le compraba el ganado, las cosechas de maíz, café, y frijoles a los productores y trece días después de haber sido asesinado, la gente sigue pendiente de que se haga justicia”, afirmó un familiar que prefirió omitir su nombre.

Compartir: