Articles By This Author

Deuda externa en Nicaragua

Ortega batió su propio récord: Nos tiene enjaranados con US$12 mil millones

En el 2006 que Daniel Ortega ganó las elecciones presidenciales la deuda externa de Nicaragua era de U$4.400 millones. En 15 años de gestión, Ortega triplicó la deuda externa.

Los banqueros están contra la pared

Ortega ha demostrado que no tiene límites en su obstinación de mantenerse en el poder. Cueste lo que cueste. Destruya lo que destruya.

¿Declarará la OEA al régimen de Ortega como ilegítimo?

Es difícil que declaraciones internacionales boten gobiernos; pero también es cierto que un aspecto relevante de la lucha por la democracia es profundizar el aislamiento del régimen.

Ingratitudes de la vida y del sistema “cristiano, socialista y solidario”

¿Hay posibilidades de que nuestra realidad cambie? Por supuesto que sí. Tenemos ejemplos luminosos en países vecinos, pero mientras el gobierno cristiano, socialista y solidario esté en el poder, esperanzas no se ven por ningún lado.

Cuatro jinetes de la corrupción

Los sirvientes del dictador aprobaron de un plumazo cuatro leyes con el propósito de seguir favoreciendo los negocios fraudulentos de la familia gobernante.

El circo de Ortega

Ortega no hará ninguna concesión unilateral. Establecer condiciones electorales para elecciones de verdad solo puede resultado de mayores presiones internas e internacionales.

Sugerencias de un ciudadano a la Alianza Cívica y a la Unidad Nacional

El desafío es transformar en acción política, social o gremial, el malestar social que provocan las imposiciones económicas del régimen.

Programa Usura Cero, Mefcca

Economía de Nicaragua para no economistas

Las devaluaciones bruscas o pronunciadas tienen impactos traumáticos. Afectan los precios, los salarios, los costos de producción, las actividades económicas.

Chamarrazos del dictador

Ortega repitió su verborrea de siempre. Atacó a los obispos. Siguió con sus embustes sobre el golpe… un embuste que repite y repite a pesar de que solamente creen los borregos que le siguen. Nadie más.