Luis Arce recibió este miércoles la credencial de presidente electo de Bolivia, en un acto con el que el órgano electoral del país dio por cerrado el proceso de las elecciones generales.

Arce recibió la credencial entre gritos de “Lucho, Lucho”, que le fue entregada por el presidente del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia, Salvador Romero, en un acto en La Paz.

LEA: El voto latino en EE.UU, divididos, pero no por igual

El vicepresidente electo del país, David Choquehuanca, recibió igualmente su acreditación entre aplausos de simpatizantes de su partido el Movimiento al Socialismo (MAS), ganador de las elecciones del pasado 18 de octubre.

La entrega a Arce y Choquehuanca era el último paso que quedaba después de que los senadores y diputados electos recibieran sus acreditaciones el día antes.

Ambos coincidieron en agradecer el apoyo del electorado boliviano, que les dio la victoria con una clara mayoría del 55,1 por ciento de los votos, y expresaron que ahora empieza su labor al frente del país, en espera de su toma de posesión el próximo 8 de noviembre.

El presidente del órgano electoral, por su parte, recalcó que este acto cierra el proceso electoral más complejo de la historia democrática de Bolivia, por una serie de circunstancias, que destacó además por una de las participaciones más altas no solo en el país, sino en el conjunto de América Latina en lo que va de siglo, de cerca del 88 por ciento del electorado.

ELECCIONES FORZADAS POR FRAUDE

Al salir del acto, un grupo de simpatizantes esperaban a Arce y Choquehuanca con banderas y flores entre gritos de “ya somos gobierno” para mostrarles su apoyo a las autoridades electas.

Las elecciones en Bolivia se repitieron un año después de que fueran anuladas las de octubre de 2019 entre denuncias de fraude a favor del entonces presidente Evo Morales, que había sido declarado vencedor para un cuarto mandato seguido y siempre ha negado esas denuncias, aún bajo investigación judicial en el país.

Salvador Romero insistió en que la fiabilidad del proceso para estas nuevas elecciones está avalada dentro y fuera del país, pues Arce es reconocido ganador incluso por sus rivales políticos y por la comunidad internacional.

Los comicios estaban previsto primero para mayo y luego para septiembre, pero se aplazaron ante la emergencia sanitaria declarada en el país por la pandemia de la covid-19.

Compartir: