El alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, lamentó este viernes que el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, incluyese a Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo y llamó a la nueva administración a revertir esta decisión.

“Lamentamos mucho la decisión de Trump de incluir a Cuba en la lista de países que apoyan el terrorismo. Esta decisión fue tomada en las últimas horas de su mandato. Y esperamos que la nueva administración la revierta”, declaró durante una rueda de prensa conjunta con el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov.

Por su parte, el jefe de la diplomacia rusa afirmó que Cuba es un ejemplo claro “de lo nocivos que resultan los enfoques unilaterales” y defendió “la necesidad de revisarlos”.

MÁS NOTICIAS: Ortega podría enfrentar graves consecuencias políticas al violar soberanía de Ucrania y convertirse en “peón” de Putin

“La UE y nosotros tenemos al respecto un enfoque absolutamente idéntico. Es necesario resolver todos los problemas con cualquier socio internacional exclusivamente a través del diálogo”, dijo.

Lavrov sostuvo que “las presiones, ultimátumes, sanciones, castigos, restricciones extraterritoriales son métodos y herramientas provenientes del pasado colonialista”.

LA DECISIÓN DE TRUMP

Trump reintegró el pasado 11 de enero, nueve días antes de abandonar la Casa Blanca, a Cuba en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo, de la que había sido retirada en 2015 por el Gobierno de Barack Obama (2009-2017), durante el “deshielo” de la relación bilateral.

MÁS NOTICIAS: Asalto sexual y robo a mano armada, los riesgos a los que se enfrentan los estadounidenses si viajan a Nicaragua, según el Departamento de Estado

El secretario de Estado, Mike Pompeo, dio a conocer la decisión que justificó con el hecho de que la isla ha brindado “apoyo repetidamente a actos de terrorismo internacional al otorgar refugio seguro a terroristas”.

En específico, aludió a la negativa de La Habana a extraditar a diez líderes de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), que viajaron a la isla para mantener negociaciones con el Gobierno colombiano y a varios fugitivos estadounidenses buscados por la justicia o condenados por cargos de violencia política.

Compartir: