El Cardenal Leopoldo Brenes exhortó este domingo a los nicaragüenses para que en este año electoral abandonen la violencia, el conflicto, el odio y la venganza.

Brenes dijo que los nicaragüenses “no somos enemigos”, en relación a la violencia que genera la polarización promovida desde las estructura del gobernante Frente Sandinista.

El jerarca católico recordó que siempre que en Nicaragua hay elecciones nacionales o municipales se presentan conflictos internos, sin embargo, abogó por la concordia.

LEA TAMBIÉN: Iglesia no ve condiciones para elecciones justas en Nicaragua

“Ante un año que ojalá no traiga violencia, (porque) los años electorales son siempre peligrosos podamos escuchar al señor, no voces de confrontación, de conflicto, de odio, de venganza, (sino) escuchar al señor”, dijo el líder católico.

Agregó que “debemos de hacer de un lado la otra parte, (porque) no somos enemigos. No. Somos hermanos”.

OPORTUNIDAD IRREMPLAZABLE

Este viernes la Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Managua expresó su preocupación, porque considera que no existen las condiciones para que en Nicaragua se realice un proceso electoral libre y justo.

Sin embargo, exhortó que las elecciones son una oportunidad “irremplazable” para que los nicaragüenses den una “solución efectiva” a la grave situación que los impacta, y advierten que el riesgo de que esta se pierda es alto.

“Tenemos por delante una oportunidad cívica irremplazable para dar una solución efectiva a las dificultades que nos agobian. Sin embargo, existen razones fundadas para temer que esta oportunidad se pierda”.

LEA TAMBIÉN: El engaño de Amarillo: las paradisiacas tierras prometidas por Daniel Ortega a pescadores de Tola

La Comisión de Justicia y Paz advirtió que la falta de condiciones podría derivar en “una profundización de la crisis si no somos capaces de crear las condiciones para una contienda electoral justa, libre y equitativa”.

La Iglesia Católica ha abogado para que el régimen de Daniel Ortega libere a más de 118 presos políticos que permanecen en las cárceles de máxima de seguridad.

Compartir: