El cardenal hondureño, Óscar Andrés Rodríguez, dijo este domingo que Honduras no puede seguir “desorientada” e instó a la población a cambiar para construir un nuevo país, sin los “vicios” del pasado y sin los mismos actores, en medio de la pandemia de covid-19 que afecta a esta nación.

Rodríguez se refirió a la situación en Honduras durante la misa del Domingo de Resurrección, que marca el final de la Semana Santa y que ofició en la Basílica menor de Suyapa ante pocos católicos por las medidas de restricción establecidas por las autoridades para frenar la propagación del coronavirus.

“Honduras no puede seguir así, desorientada”, subrayó el prelado hondureño, que este año no encabezó las principales actividades religiosas de la Semana Santa debido a que recientemente se ha recuperado del coronavirus.

LEA TAMBIÉN: Monseñor Rolando Álvarez critica a la UNAB por dedicarse a “hacer listas” de diputados en Semana Santa | Despacho 505

Señaló que los hondureños “tenemos derecho a esperar un mundo nuevo, una Honduras nueva, un mundo de amor y de paz, un mundo donde brille la Justicia”.

“En nuestra Honduras de hoy, en medio de la pandemia y de la politiquería, la resurrección nos llama a todos queridos hermanos a dar pasos adelante, pareciera que no entendemos que se debe cambiar, no es posible que se pueda construir una Honduras mejor, con los vicios del pasado, atados a lo mismo y a los mismos”, enfatizó el religioso.

PENSAR EN EL MAÑANA

Exhortó a sus compatriotas a que “no pensemos que mañana comienza otra vez lo mismo, buscando intereses mezquinos que dejen a nuestro país siempre estacionado, al borde del sepulcro y no resucitando a una vida nueva”.

Agregó que “una pascua sin amor, es una farsa, son palabras vacías, la resurrección de Cristo nos compromete a defender la vida, la vida también de la naturaleza; un cristiano que participa de la resurrección está llamado a ser el mejor ecologista, el que más se preocupa por cuidar la casa común”.

LEA TAMBIÉN: La inversión extranjera directa en Nicaragua cayó un 63,8% en 2020

Los cristianos también están llamados “a combatir las causas de la pobreza, también de las estructuras opresoras e insolidarias y del egoísmo que anuda tantas veces los corazones y nos los deja amar, estamos llamados a defender la verdadera libertad contra toda situación esclavizante”, indicó.

“Si verdaderamente hemos resucitado, no podemos seguir revolviendo la misma tierra corrupta, sino que necesitamos aspirar a los bienes mayores: una vida nueva”, destacó el religioso hondureño

Compartir:

¿Qué te pareció esta noticia?