Conecta con nosotros

    Noticias

    Cayó el telón electoral, no hubo campaña

    Este 3 de noviembre concluye el tiempo de campaña electoral en Nicaragua. Sin pompa ni despliegue mediático los aspirantes presidenciales agotan las últimas horas permitidas para conquistar votos.

    Nunca antes una disputa por la Presidencia de Nicaragua generó tan poco interés que ni los aspirantes al cargo salieron a conquistar el voto. Tuvieron solo cuarenta días y no les hizo falta tiempo. Este martes, contrarreloj un par de candidatos, pedían tiempo para confirmar la hora y el lugar de su evento final. Otros no atendieron llamadas, ni consultas vía WhatsApp sobre el tema.

    El candidato del partido Alianza por la República (Apre), Gerson Gutiérrez Gasparín, había convocado para el domingo 31 de octubre; al final, recicló la invitación inicial para anunciar que será esta tarde, en el capitalino barrio Larreynaga.

    Este tres de noviembre, a cuatro días del llamado a las urnas, se le acaba el tiempo a los los partidos políticos que participan en el proceso electoral para hacer proselitismo, según lo estipula el Calendario Electoral. Sin embargo, el ambiente electoral se ha mantenido tan frío como en el arranque: sin ninguna pompa, ni despliegue mediático, los seis anotados para competir por la silla presidencial, que desde 2007 ocupa Daniel Ortega, agotan las últimas horas para conquistar votos.

    Lo que desde fuera podría ser calificado como un «insólito» cierre de campaña electoral, no obedece precisamente al desinterés de quienes el pasado 2 de agosto se inscribieron ante el Consejo Supremo Electoral (CSE) como aspirantes presidenciales. Más bien evidencia que este proceso carece de legitimidad, que la ciudadanía no quiere saber nada de las agrupaciones políticas participantes, incluyendo al partido de gobierno (FSLN). Pero también demostró que en Nicaragua prevalece un régimen de control y represión policial y de violaciones a los derechos humanos, valora el politólogo Pedro Fonseca.

    ELECTORES SIN DERECHO A HABLAR

    “La ciudadanía no puede ejercer su derecho de opinar, ni siquiera de pensar y expresarse públicamente sobre temas relacionados con política y con el periodo electoral”, señala.

    Fonseca dice que la naturaleza de este periodo de campaña ha sido «tan mediocre y tan fracasado que ni siquiera tenemos a la mano información veraz sobre las actividades de campaña”, que realizaron los partidos y alianzas políticas participantes.

    Destaca la falta de propuestas políticas y económicas sólidas de parte de los candidatos, así como de la carencia de debates o discusiones en las que platearan sus proyectos de gobierno a la ciudadanía.

    Advertisement. Scroll to continue reading.

    “No hubo campaña política, no hubo campaña electoral, así como no hay partidos políticos, lo que hay son agrupaciones de gente con intereses de muchos tipos que son controlados a su vez por el régimen, pero no se trata ni de movimientos sociales y políticos, muchos menos de partidos políticos”, subraya Fonseca.

    ORTEGA SIN COMPENCIA

    En la boleta electoral el CSE, controlado por el orteguismo, solo permitió la inclusión de los candidatos -casi todos anónimos- de seis partidos políticos que en su récord han sobresalido por señalamientos de ser colaboracionistas del orteguismo.

    En cambio, los candidatos favoritos en las encuestas para derrotar a Ortega, como Cristiana Chamorro, Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro fueron enviados a prisión bajo cargos de traición a la patria.

    En total, siete que opositores dispuestos a desafiar el poder al líder del FSLN fueron arrestados en el contexto electoral junto a una treintena de líderes, profesionales y periodistas. Además, también fueron sacados del proceso tres partidos políticos que podrían servir de vehículo electoral a la oposición.

    En medio de ese panorama, con un árbitro electoral controlado por el FSLN y bajo abundantes denuncias de violaciones a los derechos humanos y falta de garantías democráticas, avanzó la «carrera electoral» que hoy finaliza.

    Esta campaña fue una de las más cortas en la historia, arrancó oficialmente el 25 de septiembre, luego de que el CSE modificara el calendario electoral, ya que inicialmente estaba prevista a iniciar el 21 de agosto. El recorte viola la misma Ley Electoral que en el artículo 74 establece como duración de la campaña 75 días para las elecciones generales en las que se definen los cargos de presidente y vicepresidente de la República, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano.


    Siga nuestra cobertura especial en Votaciones 2021: Reportajes, análisis, verificaciones y entrevistas

    Advertisement. Scroll to continue reading.

    La misma norma manda en el artículo 85 que “setenta y dos horas antes del día de las votaciones cesará toda actividad de la campaña electoral y los medios de comunicación estarán gratuitamente a la orden del Consejo Supremo Electoral para difundir información oportuna correspondiente al proceso electoral”.

    Para el sociólogo Cirilo Otero, en Nicaragua «no hubo campaña electoral» debido a las condiciones de persecución que prevalecen, así como por el poco arrastre de los candidatos y la falta de financiamiento a los partidos políticos.

    “Los partidos políticos que están jugando a excepción del partido gobernante, ninguno tiene una propuesta o análisis de la realidad nacional y sus programas son reacciones frente a las preguntas”, criticó Otero.

    LEA TAMBIÉN: CSE inicia el traslado del material electoral para las votaciones del 7 de noviembre

    PANDEMIA COMO DISFRAZ

    El Consejo Supremo Electoral (CSE), utilizó como excusa la pandemia del covid-19, para imponer una serie de medidas que justificarían la casi nula propaganda electoral.

    Entre las disposiciones restringió y prohibió a los partidos políticos celebrar concentraciones masivas y caravanas. Asimismo, limitó el aforo y tiempo de duración de los actos públicos.

    “Ha sido tan irrelevante este periodo de campaña que ni siquiera se sabe que, si al final estos partidos o agrupaciones cumplieron o no con las dichosas restricciones del Consejo Supremo Electoral en materia de covid”, comparte el politólogo, y expone que esta decisión fue una estrategia para limitar las actividades de campaña de las agrupaciones políticas, ya que ni el Estado, ni el gobierno han cumplido un protocolo de covid.

    Advertisement. Scroll to continue reading.

    LEA TAMBIÉN: Facebook elimina “granja de troles sandinistas” por manipular el debate público

    ¿Y LAS PUBLICACIONES EN REDES?

    María Laura Alvarado, miembro de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), coincide que este reglamento sanitario fue una excusa del régimen de Daniel Ortega para impedir que se realice una campaña electoral que cumpla con los estándares internacionales, ya que desde las diferentes instituciones del gobierno promueven actividades de aglomeración sin tomar medidas sanitarias ante el riesgo del coronavirus.

    El reglamento sanitario que promulgó el arbitro electoral junto al Ministerio de Salud (Minsa), orientó a los partidos y alianzas a realizar una campaña electoral virtual.

    Alvarado monitoreó las cuentas en redes sociales que tienen los partidos políticos “y ninguno tiene más de cinco publicaciones, uno ni siquiera tiene publicaciones dentro de sus redes sociales”, cuestionó.

    “Eso te genera la duda, ¿entonces por quiénes vamos a votar?, ¿La ciudadanía conoce realmente el nombre y apellido de los candidatos a la Presidencia, conoce a las personas que están en la lista de diputados de cada uno de esos partidos?”, cuestionó Alvarado.

    En todo caso, sostiene todo el proceso que se ha seguido de cara al 7 de noviembre «es ilegitimo» por que los principales aspirantes a la Presidencia que pudieron hacerle frente a Ortega están presos, y los partidos políticos que concurren no representan a los ciudadanos.

    “Tenemos a unos partidos que ni siquiera hicieron campaña electoral porque no tienen el más mínimo interés de hacerle frente a Daniel Ortega y están apuntando a que el estatus quo político se mantenga, que Ortega pueda ganar con mayor facilidad y que quede el mismo esquema de partidos que hay hoy en día en la Asamblea Nacional”, sostuvo Alvarado.

    Advertisement. Scroll to continue reading.

    Más de 4,4 millones de nicaragüenses están llamados a acudir a las urnas este 7 de noviembre en las que Daniel Ortega y Rosario Murillo serán reelectos. Será su quinto mandato, cuarto consecutivo y el segundo junto a su esposa en la Vicepresidencia.

    También le puede interesar

    Portada

    Tras las sanciones anunciadas este lunes, la empresa estadounidense New Fortress Energy, que construye una mega planta en Puerto Sandino quedaría imposibilitada de hacer...

    Noticias

    Experta en lenguaje corporal asegura que Daniel Ortega perdió las facultades físicas porque no es capaz de sostenerse de pie por sí solo.

    Noticias

    El 7 de noviembre, cuando Ortega y Murillo consumen su estrategia reeleccionista se quedarán sin legitimidad democrática. Eso acarreará consecuencias graves, advierten analistas.

    Noticias

    Estos permisos laborales tienen una duración de 12 meses o menos y son solicitados frecuentemente por empresas americanas que contratan a personal de otros...

    Noticias

    El punto 4 del documento aprobado en la OEA le deja “un puente" a Ortega para una salida a la crisis y esa salida...

    Reporte 505

    Los principales grupos económicos han guardado silencio sobre la detención de los directivos del Cosep. El Grupo Promerica dijo que no se pronunciará, mientras...

    Noticias

    Argentina y México no votaron a favor de la resolución de la OEA, porque quieren conservar amistad de Ortega, advierten analistas y expertos.

    Reporte 505

    Hijas y esposas de los reos políticos coincidieron que tuvieron que soportar restricciones arbitrarias por parte de la Policía Orteguista.

    Advertisement

    Copyright © 2021 Despacho505.com