Rosario Soza Centeno, procesado por el asesinato de dos niñas de 10 y 12 años en el municipio de Mulukukú, Caribe Norte, fue sentenciado a 106 años de cárcel por la jueza Karla García Zepeda, titular del Juzgado Sexto Distrito Especializado en Violencia.

Pese a la condena de 106 años, el criminal solo cumplirá una pena máxima de 30 años, pena máxima estipulada por la Constitución Política de Nicaragua. La condena deberá ser cumplida en el sistema Penitenciario Jorge Navarro de Tipitapa (La Modelo) hasta el mes de septiembre del año 2050.

La judicial dictó 24 años de cárcel por cada delito de violación y 29 años por cada asesinato, para un total de 106.

“Se declara culpable al acusado Rosario Soza Centeno por el delito de violación a menor de 14 años en concurso real con asesinato agravado en perjuicio de la víctima de iniciales (L.G.J.R); en el delito de violación a menor de 14 años se impone la pena de 24 años de prisión en lo que hace el delito de asesinato agravado se impone la pena de 29 años de prisión; tambieén se declara culpable al acusado por el delito de violación a menor de 10 años en concurso real con asesinato agravado en perjuicio de la víctima de iniciales (B.M.G.R)”, detalla la sentencia.

El asesino confesó en la audiencia preliminar haber violado y matado a  machetazos a las menores que se encontraban buscando cangrejos en un río de la localidad.

El crimen se registró el 12 de septiembre en la comunidad Lisawe, municipio Mulukukú, Región Autónoma Costa Caribe Norte. En la lectura de sentencia estuvo presente la mamá de la niñas, Carmen Rodríguez Dávila, quien refirió que su deseo es que el hombre nunca salga de la cárcel.

MAMÁ DE LAS NIÑAS EXIGE QUE EL ASESINO NUNCA SEA LIBERADO

Tras el asesinato de sus hijas, Carmen Rodríguez había expresado desconfianza hacia las autoridades puesto que cuando una de las menores tenía ocho años fue víctima de abuso sexual, acudió a poner la denuncia, pero la Policía no le dio seguimiento al caso.

Este viernes al participar en el juicio demandó que el criminal nunca sea liberado. En los últimos meses el régimen de Daniel Ortega ha excarcelado a más de 23 mil delincuentes comunes entre los que se incluyen femicidas y violadores, según organizaciones feministas.

“Yo espero no darme cuenta que saldrá libre y que va a seguir cometiendo delitos. El golpe que me dio fue muy duro y no sé cuál fue su odio, ellas eran ángeles, que sepan que a mis niñas no me les hizo un mal, ellas fueron recibidas por Dios”, manifestó la madre de las niñas.

Insistió en que no desea la muerte del asesino de sus hijas, pero que espera que nunca sea liberado. “Este diablo que está presentado aquí se sintió más poderoso que Dios, para quitarle la vida a mis niñas. Él no tenía que hacerles nada, no daban ningún problema”, dijo la madre.

Compartir: