Decenas de pobladores del municipio de Wiwilí, Jinotega, dieron el último adiós al productor y comerciante de café Maylin Eliecer Rugama Castro, de 34 años, quien este sábado fue asesinado a balazos en su propia casa de habitación, por tres hombres que llegaron para robarle entre 300,000 y 400,000 córdobas.

“El crimen de mi hijo ha causado indignación y dolor, pero en medio de esta gran tristeza me siento contento y muy agradecido con esta gran cantidad de gente y amigos que vinieron a darle el último adiós a Maylin, porque esto demuestra que era una gran persona y un ejemplo para muchos”, afirmó Manuel Rugama Villareyna, padre de la víctima.

LEA TAMBIÉN: Régimen exige prueba negativa de Covid-19 a nicas varados en Panamá. “No tenemos ni para comer”, responden

El hecho ocurrió entre las 7:34 y las 7:49 de la mañana del sábado en la comunidad “Quebraditas de Yakalwás”, sin embargo, hasta ahora no hay ningún detenido y la policía ni siquiera se ha referido a este crimen.

“En las investigaciones lo que se ha logrado confirmar es que los tres delincuentes antes de llegar a matar y a robarle a mi hijo, estuvieron asaltando a motociclistas cerca del empalme de la comunidad”, relató el padre de la víctima.

CRIMEN QUEDÓ GRABADO

Recordó que los hechos quedaron grabados en las cámaras de seguridad ubicadas en la casa de su hijo y que las imágenes revelan que los hombres una vez que asesinaron a su hijo, procedieron a rebatir la casa en busca del dinero.

 “Los asaltantes llegaron a la pulpería haciéndose pasar como clientes y  uno le solicitó un paquete de cigarro y cuando Maylin se volteó para despacharlo, otro hombre que estaba detrás sacó un revólver 38 y le realizó el primer disparo”, relató Rugama Villareyna.

Explicó que su hijo logró evadir el impacto de bala lanzándose al piso y que después se incorporó y salió corriendo en dirección a su habitación en busca de su escopeta, para defenderse.

Sin embargo, antes de ingresar a la habitación recibió un impacto de bala en la espalda y segundos después cayó al piso donde los delincuentes le propinaron otros dos balazos que le privaron la vida.

“Cuando lo asesinaron, su esposa Jasmina Martínez se encontraba en la casa son sus tres hijos, todos menores de edad, incluyendo un bebé de tres meses y delante de los niños la encañonaron y golpearon para obligarla a que les dijera dónde tenían guardado el dinero y en ese momento ya se  habían apoderado de la escopeta y la pistola 9 milímetros que tenía mi hijo en la habitación”, reveló Rugama Villareyna.

SABÍAN DE LA PLATA

Un día antes del asesinato, Maylin Rugama Castro, había recibido una fuerte cantidad de dinero de parte de una empresa, para garantizar la compra de café a productores de la zona, por lo que sospechan que los delincuentes llegaron en busca de ese dinero.

LEA TAMBIÉN: Bachelet ve graves retrocesos en Nicaragua y pide ingreso al país antes del 22 de febrero

“Ellos primero saquearon todo el dinero que estaba en la pulpería y luego se dirigieron al puesto de acopio donde encontraron el dinero que tenía que ver con el negocio de compra y venta de café”, afirmó el padre de la víctima.

Tras apoderarse del “botín”, los delincuentes huyeron del lugar llevándose la escopeta, la pistola y el celular de Maylin Rugama Castro.

Compartir: