La economía sigue en recuperación. Según los números oficiales, en el primer trimestre de este año hubo un crecimiento  de la actividad económica de 3.4%, sin embargo, el sector hoteles y restaurantes sigue en picada, pese a los intentos del régimen de Daniel Ortega de recuperarlo con el turismo local. 

El último informe del Banco Central de Nicaragua (BCN) señala que la actividad hoteles y restaurantes disminuyó 22.4% (-39.5% en promedio anual), y admite que en dicho comportamiento influyó la menor llegada de visitantes extranjeros. 

El Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) ha impulsado campañas para movilizar a turistas nacionales, aún así no es suficiente para que el turismo pueda salir de la mala racha que arrastra desde 2018 por la crisis sociopolítica y la emergencia sanitaria. 

LEA MÁS: El exilio, la opción de los opositores para ponerse a salvo de la dictadura

Y aunque los países de la región abren sus cielos y fronteras para la llegada de viajeros, en Nicaragua, Ortega ha impuesto estrictos requisitos a las aerolíneas que dificultan su regreso, haciendo más difícil la recuperación de un sector cuya generación de divisas depende en gran medida de los turistas internacionales.

Aeroméxico anunció que el próximo 1 de julio, después de un año de la suspensión de operaciones en el país, reanudará sus vuelos entre Ciudad de México y Managua. Copa Airlines y Avianca eran hasta junio las únicas compañías que estaban conectando al país. 

“Sigue siendo importante ajustar el protocolo de bioseguridad a los estándares internacionales, permitir la prueba rápida para poder entrar a Nicaragua y su realización en el país para poder salir, y adaptar las políticas migratorias a las nuevas condiciones”, dijo a finales de mayo el expresidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri. 

Actualmente, Nicaragua exige a las líneas aéreas que presenten un protocolo sanitario para enfrentar la pandemia de Covid-19 con al menos 72 horas antes de realizar la operación, más un certificado de fumigación, y la lista “detallada de pasajeros ingresando y saliendo, con copia de sus pasaportes”, así como las especificaciones y limitaciones de operación de la compañía y certificado médico de los tripulantes. 

ACTIVIDADES QUE CRECEN 

El BCN apuntó que por la explotación de minas y canteras (27.7%), construcción (25.0%), industria manufacturera (8.6%), pesca y acuicultura (6.8%), comercio (6.7%),y agricultura (3.3%) fueron las que mostraron mejor desempeño.

Por otro lado, las exportaciones registraron una disminución de 0.8% debido a una caída en la compra en el exterior de bienes y servicios. “El crecimiento registrado en las exportaciones de bienes fue contrarrestado por la menor exportación de servicios”, dijo el BCN a la vez que informó que las importaciones, cayeron 0.1%.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) mejoró en mayo la proyección del PIB en un positivo 3.7%, superior al 1% estimado en diciembre pasado, aunque aclara que la pandemia de coronavirus y las elecciones generales de 2021 marcarán la vida del país. 

EN POLÍTICA: AECID desmiente “pruebas” del régimen: “Nunca ha financiado” a la FVBCh

De acuerdo con la nueva proyección de Funides, el PIB per cápita sería de US$2,027, lo que representa un incremento de 6% en comparación con 2020. Ese aumento, señala, en los ingresos indica una tasa de pobreza de 24.6 por ciento en 2021, representando alrededor de 1.6 millones de personas viviendo diario con US$1.77 o menos. En 2020, fue de 27.9% por lo que habría cierta mejoría.

Estas estimaciones se convierten en las más positivas presentadas hasta ahora, después de tres años consecutivos en recesión económica, incluso, Funides es más optimista que el Banco Central de Nicaragua (BCN) que dijo en marzo pasado que el PIB crecería entre 2.5% y 3.5%. También son superiores a las estimadas por el Fondo Monetario Internacional (0.2%), Banco Mundial (0.9%) y la Comisión Económica para América Latina (1.3).

Compartir:

¿Qué te pareció esta noticia?