Gonzalo Koncke, jefe de gabinete del secretario general de la OEA sostiene que no permitir el ingreso de la Comisión de la OEA para Nicaragua es una “muy mala decisión” porque no solo afecta las relaciones multilaterales, sino que indica una posición “poco amistosa” con los países que la conforman.  

La decisión de Daniel Ortega de prohibir el ingreso a Nicaragua de una Comisión de la Organización de Estados Americanos (OEA) es “muy mala”, no contribuye a las buenas relaciones con los países miembros y evidencia que el régimen no está interesado en tomar un camino que conduzca a los nicaragüenses a tener paz, justicia, democracia y elecciones libres, asegura Gonzalo Koncke, jefe de gabinete de la Secretaría General.  

“El que no se nos permitiera ingresar al país fue una sorpresa desagradable. Es una muy mala decisión del Gobierno de Nicaragua. Es mala para la democracia, la justicia, los derechos humanos en el país”, dijo este lunes el funcionario de la OEA en una entrevista con la cadena CNN en Español. 

El pasado sábado el régimen de Daniel Ortega prohibió a las aerolíneas que operan en el país transportar a Managua a los miembros de una Comisión de la OEA creada para buscar una solución a la crisis sociopolítica de Nicaragua, y también se prohibió el ingreso de Gonzalo Koncke, jefe de gabinete del secretario general Luis Almagro.  

LEA MÁS: Ortega arriesga aval de la OEA en reformas electorales al cerrar la puerta a Gonzalo Koncke

La Comisión de la OEA fue creada por la Asamblea General en junio y está compuesta por representantes de Estados Unidos, Canadá, Argentina, Paraguay y Jamaica. Los delegados tenían previsto arribar este lunes en Managua para buscar la posibilidad de un diálogo con los actores sociales, sectores relevantes de la oposición y también con funcionarios del régimen. 

Al no permitir su ingreso, Ortega “opta por un camino que realmente no conduce a lo que los nicaragüenses merecen, que es democracia, tener una reforma electoral en un contexto político que permita celebrara elecciones justas, libres y transparentes, y merecen tener la protección de sus derechos humanos asegurada”, comentó Koncke. 

AFECTA RELACIONES DIPLOMÁTICAS 

El jefe de gabinete recordó que la Comisión no surge de una decisión espontánea de la noche a la mañana, sino que se enmarca dentro de la institucionalidad del sistema interamericano, de la Asamblea General y del Consejo Permanente.  

Agregó que el sistema interamericano viene trabajando los temas de Nicaragua con mucha preocupación desde el inicio de la crisis y ha enviado misiones de la CIDH, el GIEI “y tenemos todos esos informes que realmente son mucho más que preocupantes porque denotan las muertes, los asesinatos que hubo en el país, los presos políticos y toda una sucesión de violaciones de derechos que no pueden hacer que el sistema interamericano permanezca indiferente. Por eso es tan mala la decisión del Gobierno de Nicaragua”, recalcó.  

La reacción de países como Estados Unidos y Argentina ante la negativa del régimen para permitir el ingreso de la Comisión ha sido de condena y llamamientos a “recapacitar”. La intransigencia del régimen no solo indica un desconocimiento por el sistema interamericano, sino una posición “poco amistosa” con los países miembros de la Comisión.  

LEA MÁS: Ortega nombra nueva embajadora ante la OEA en medio de tensas relaciones con el organismo

“Este tipo de decisiones como la de cerrar la puerta a la Comisión, no solo lesionan lo multilateral, sino que terminan lesionando las relaciones bilaterales porque efectivamente cerrar la puerta a estos países indica una posición poco amistosa para con ellos”, explicó el diplomático.  

La Comisión de la OEA deberá presentar un informe al cabo de 75 días desde su creación y el documento será presentado a mediados de noviembre. De no haber resultados, el Consejo Permanente convocaría a una sesión extraordinaria de cancilleres donde se podría solicitar la aplicación de la Carta Democrática al país. 

Compartir: