La falta de empleo y la incapacidad para atender las necesidades básicas del hogar debido al alto costo de la vida es la principal preocupación en los hogares nicaragüenses, mientras la amenaza de la pandemia desciende en la lista de las dificultades, refleja el último sondeo de opinión de la firma encuestadora CID-Gallup.

Según los resultados del estudio, el 34% de los nicaragüenses considera que el principal problema de Nicaragua es la falta de empleo.

Con un 17%, la corrupción del régimen de Daniel Ortega se ubica en el segundo lugar de las preocupaciones de los encuestados. Un 17% consideró la situación de inseguridad ciudadana por crímenes, robos y asaltos como su principal preocupación y un 10% el alto costo de vida. Solo un 5% considera que el problema central es el COVID-19.

“Hay dos situaciones que provocan intranquilidad en la población en el seno familiar: en primer lugar, se encuentra el alto valor de los artículos de la canasta básica; en segundo plano, el crimen y violencia que se vive en las calles y las comunidades”, indica el sondeo realizado en septiembre.

MÁS NOTICIAS: Alcaldía de Managua reparte C$200 millones entre Serprosa y El Vigilante, cobran C$19,000 por cada CPF

La socióloga e investigadora Marissa Olivares comentó que la estabilidad social de los nicaragüenses se encuentra seriamente afectada.

“La pobreza es un problema estructural histórico en Nicaragua. Realmente es un problema que se ha agudizado por la crisis política que se abre desde el 2018, que esa crisis política agudiza la crisis económica, que se agudiza con el COVID, la pandemia hizo mucho más tensa la frágil economía de este país”, dijo la experta.

Explicó que el 80% de la economía de los nicaragüenses está en manos de personas que trabajan por su cuenta, y la crisis política ha dejado a estos ciudadanos sin acceso a financiamiento, a seguro social y en condiciones de precariedad muy altas.

MÁS NOTICIAS: Almagro: “Ortega es el más sangre fría de la región, (…) deberíamos empezar a trabajar en su ilegitimidad”

El 80% de la economía de los nicaragüenses está en manos de trabajadores por cuenta propia.

EL PROBLEMA ES EL SISTEMA

El economista Luis Murillo explicó que el desempleo es sólo un síntoma del problema real que afecta al país.

“El problema fundamental es que el sistema económico, social y político ha perdido confianza y esto está generando efectos, económicos, sociales ambientales y políticos. Mientras no lleguemos a un acuerdo internacional e interno no vamos a recuperar la actividad económica que teníamos anteriormente”, dijo Murillo a la VOA.

En mayo de 2020, un estudio de la Fundación Nicaragüenses para el Desarrollo Económico y Social indicó que 2,4 millones de nicaragüenses, que equivalen un 36,9% de la población, terminarán en pobreza al concluir 2020, debido a la crisis económica y el impacto de la pandemia del coronavirus, que ya han dejado cerca de 700.000 desempleados.

MÁS NOTICIAS: UNAN – Managua suspende examen de admisión, ¿Cómo escogerá a sus estudiantes?

Nicaragua vive su tercer año consecutivo de crisis económica tras la respuesta estatal a las protestas ciudadanas de 2018, que ha sido señaladas por las organizaciones de derechos humanos por crímenes de lesa humanidad, y en las que murieron más de 325 personas, hubo decenas de heridos y miles de nicaragüenses partieron hacia el exilio.

En la encuesta de CID-Gallup participaron 1.202 nicaragüenses mayores de 16 años distribuidos en todo el país, a través de un muestreo a teléfonos celulares debido al impacto de la pandemia de covid-19.

El nivel de confianza de la encuesta, detalla CID-Gallup, es del 95%, con un margen de error de más o menos 2,3 puntos porcentuales.

Compartir: