Maestros denuncian que el Mined los responsabiliza de la baja asistencia escolar. Remociones y amenazas de despidos sufren los profesores “que no logran” atraer a las aulas a los estudiantes, aseguran.

La baja asistencia de estudiantes en colegios públicos de Nicaragua le costó la remoción de sus puestos a al menos dos subdirectores de escuelas públicas, mientras el resto de profesores quedaron bajo amenaza de despedido. La denuncia la hace la Unidad Sindical Magisterial que en el contexto del Covid-19 ha demandado al Ministerio de Educación velar por la seguridad de la comunidad educativa.

El sindicato reportó que dos subdirectores de escuelas públicas fueron trasladados “a lugares lejanos de sus casas”, porque las aulas continúan vacías.

CORONAVIRUS: Médicos llaman a no caer en la “falsa impresión” del fin de la pandemia en Nicaragua

Según la organización, integrada docentes opositores, desde el inicio de la pandemia la asistencia escolar cayó por debajo del 50 por ciento. Aseguran que los padres de familia no confían en el discurso de normalidad que promueven las autoridades del Ministerio de Educación (Mined).

La presidenta de la Unidad Sindical Magisterial, Leslie Rodríguez, aseguró que “los informantes de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua (Anden) “son los que señalan a los directivos de colegios que, a su juicio, “no han sido capaces de obligar a los maestros a ir a los barrios para convencer a los estudiantes de que regresen a las aulas”.

CLASES PRESENCIALES EN LA PANDEMIA

Nicaragua es uno de los contados países en el mundo cuyas autoridades no suspendieron las clases presenciales en medio de la pandemia de Covid-19.

Una maestra consultada por la agencia EFE bajo condición de anonimato, por temor a represalias, afirmó que los subdirectores afectados son del Distrito Uno de Managua. Refirió que fueron trasladados a escuelas lejanas de sus casas, mientras que los demás docentes fueron amenazados con despidos si no lograban atraer a los estudiantes.

“Los directores de los grandes institutos públicos de Managua dan órdenes a las escuelas más pequeñas, la orientación es que hagan llegar a los alumnos a las clases presenciales para aparentar que todo está normal”, sostuvo la maestra.

PADRES CRITICAN INSENSIBILIDAD

La Unidad Sindical aseguró que “los padres se están quejando de la insensibilidad e irresponsabilidad” de las autoridades nacionales, “que envían orientaciones a los también desalmados títeres, como son algunos directores, con la complicidad de alcaldías, porque los alumnos que asisten a clases presenciales son enviados a marchas y actividades progobierno”, señaló Rodríguez.

Este miércoles Rosario Murillo dijo que informó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que Nicaragua estaba preparada para afrontar la pandemia desde enero pasado. Unas horas antes, las asociaciones médicas habían reiterado su llamado a las autoridades, para que tomaran medidas de prevención.

“Si los epidemiólogos expresan el riesgo que corren niños y jóvenes en las aglomeraciones, podemos deducir que a Ortega y Murillo ya no les basta con sólo exponerlos en las clases presenciales, sino que están buscando el contagio total en nuestro sufrido pueblo”, reclamó Rodríguez.

La Unidad Sindical Magisterial lleva un conteo de al menos 34 docentes fallecidos por Covid-19, pero en las estadísticas del Minsa no se especifican detalle sobre las víctimas de la pandemia. El registro oficial es 116 muertos por la enfermedad.

Organismos como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de los Estados Americanos (OEA), han expresado preocupaciones sobre el manejo de la pandemia en Nicaragua.

Con Información de EFE

Compartir: