En una madrugada de la España rural, a finales de diciembre de 2018, los cuatro fundadores de este medio se preguntaron, desde su exilio, qué podían hacer por Nicaragua. Por aquellos días, la dictadura se había tomado las redacciones de Confidencial y 100% Noticias y, más grave aún, había secuestrado a Lucía Pineda Ubau y Miguel Mora. 

Ante la arremetida del régimen contra periodistas y medios de comunicación, idearon que la mejor manera era desde la trinchera de un medio de comunicación al que bautizaron, tras barajar varios nombres, DESPACHO 505. Con la experiencia del periodismo tradicional desde las redacciones de El Nuevo Diario y La Prensa, el medio nació en una cuenta gratuita en WordPress y perfiles en las redes sociales para informar sobre lo que vivía Nicaragua.

Finalmente, el 13 de enero de 2019 surgió DESPACHO 505. Su apuesta, según sus principios éticos, fue por un periodismo de calidad, contrastado, profundo, que contara y analizara los hechos del día, pero que también ofreciera a los lectores nuevos formatos narrativos e historias de impacto sobre realidades que viven los nicaragüenses en general y poblaciones marginadas, como el colectivo LGBTI. También, sin ser un medio feminista en su esencia, procuró un periodismo con un correcto enfoque de género. 

En su primer año, obtuvo el Premio a la Innovación Digital otorgado por la entonces Fundación Violeta Barrios de Chamorro. Y a los dos años, dos investigaciones y la cobertura especializada “Las Niñas Cuentan”,  fueron reconocidas con el premio a la Excelencia al Periodismo de Investigación Pedro Joaquín Chamorro de la Fundación Violeta y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). 

El periodismo que hemos ofrecido también ha incluido entrevistas a profundidad. En estos años, hemos entrevistado con el rigor que se requiere a líderes políticos del país, analistas internacionales de los diferentes organismos del hemisferio y prominentes figuras culturales.

Contar Nicaragua, informar a los nicaragüenses, no ha sido fácil. De ser cuatro periodistas en 2019 hoy somos casi una decena, sin incluir a desarrolladores web, informáticos, infógrafos y administradores que colaboran desde lo técnico. Mantenernos ha sido una tarea titánica. En ese procceso, agradecemos a la audiencia, a las organizaciones nacionales e internacionales y a los colaboradores que nos han acompañado en el desafiante reto de informar en tiempos de dictadura.

Por nuestra parte, llegamos a estos cinco años más firmes y comprometidos con denunciar al poder y sus actos corruptos. Recientemente, por ejemplo, publicamos una investigación sobre cómo una empresa fantasma fue beneficiada por la Alcaldía de Managua con un contrato de US$4 millones para instalar cámaras de videovigilancia. La apuesta es hacer más y mejor periodismo para los nicaragüenses. 

Advertisement. Scroll to continue reading.

Como lo establecieron los fundadores de este medio en sus principios éticos en diciembre de 2018, queremos convertirnos en un referente del periodismo independiente de Nicaragua. Queremos ser el espejo de una sociedad digna, civilizada, democrática y progresista, por muy lejano que parezca ante los oscuros momentos que vivimos bajo la dictadura de Daniel Ortega.