Murillo demandó justicia y reparación por los policías caídos e hizo hincapié en que es una cuenta pendiente. Los asesinatos de centenares de jóvenes asesinados por la Policía siguen en la impunidad y son ignorados por el régimen.

La Policía reforzará sus filas con la incorporación de 776 efectivos policiales. El anuncio lo hizo este mediodía Rosario Murillo, quien centró su mensaje en acusar a los opositores por las muertes de oficiales en el contexto de las protestas de 2018 y en reiterar su política de cero tolerancia.

“Lo que sucedió el año pasado nunca más sucederá en nuestra Nicaragua, nunca más porque la inmensa mayoría de familias nicaragüenses queremos paz y bien y no lo permitiremos”, dijo Murillo y advirtió: “no olvidamos”.

LEA MÁS: Los huérfanos de la represión que el gobierno de Nicaragua no reconoce

Murillo demandó justicia y reparación por los policías caídos e hizo hincapié en que es una cuenta pendiente. “Sabemos que no podemos olvidar y que no olvidar significa no repetición y significa cuidarnos, querernos y vivir en una cultura de paz en nuestra Nicaragua”, agregó al dejar claro que los 776 nuevos policías tendrán el compromiso “de garantizar seguridad, tranquilidad a las familias y comunidades, sirviendo a nuestro pueblo con amor… entregar lo mejor de si mismos para asegurar la vida buena en nuestra Nicaragua”.

En el mensaje de Rosario Murillo a los 776 agentes que reforzarán la Policía Orteguista, la segunda al mando del régimen, dijo que la mejor vía para evitar la violencia es dialogando. “Poniendo nuestros puntos sobre una mesa y trabajamos para encontrar las soluciones, las mejores soluciones para los problemas y las diferencias que tengamos”, indicó obviando la resistencia del orteguismo a solucionar la crisis en que está sumida el país en una mesa de negociación.

La versión de Murillo es que la oposición causó un año de dolor: “son mentes que de verdad lucen enfermas, porque solo cuando uno tiene el alma enferma, la mente enferma, puede querer infringir dolor, duelo, atraso y pérdidas al resto de su familia, porque en Nicaragua todos somos familias. Y si pensamos distinto la manera civilizada de comunicarnos no es asesinando, por supuesto que no es asesinando”.

Organismos internacionales que dan seguimiento a la crisis nicaragüense registran 328 muertes, la mayoría por disparos certeros de armas de guerra que utilizó la policía y los grupos irregulares con los que actuaba de manera coordinada, y que están subordinados a la máxima autoridad de gobierno.

LEA MÁS: Urgen atender la crisis migratoria de Nicaragua y Venezuela

No obstante, Murillo se centró en culpar a los opositores por la muerte del teniente Hilario de Jesús Ortiz Zavala, a quien nombró “héroe de la paz”, el mismo título que otorgó a Bismarck Martínez.

“El Teniente Hilario de Jesús Zavala, es un héroe de la paz, caído en cumplimiento de su servicio en Jinotepe, por la delincuencia golpista, por el terrorismo, por los criminales que asolaron a nuestra Nicaragua, que pretendieron negarnos el derecho a continuar de pie y a continuar caminando y es lo que hemos hecho porque somos un pueblo fuerte, trabajador, digno y no dejamos de caminar jamás”, reiteró la funcionaria.

Compartir: