Presidenta del MRS
Suyén Barahona: “El MRS nunca ha querido albergar a criminales ni a piñateros”

La presidenta del MRS habla de cómo llegó la propuesta de cambio de nombre y emblema a la actual convención. Hoy los miembros de este partido de izquierda decidirán, aunque las intenciones de sacudirse el apellido “Sandinista” son  rotundas.

Por José Denis Cruz - Enero 13, 2020

El Movimiento Renovador Sandinista (MRS) no quiere que se le vincule más al sandinismo del dictador Daniel Ortega. Por años ha arrastrado ese peso, más la reputación de ser antiguos aliados del Frente Sandinista, de tener entre sus filas a políticos que se beneficiaron de “La piñata”, como se conoce a la  repartición de bienes estatales antes de que Ortega entregara el poder en 1990; y a co-responsables de crímenes que se cometieron en la década de los 80. Hoy, finalmente, los 200 miembros que están reunidos virtualmente durante la IX Convención Nacional tomarán la decisión de cambiar el nombre y el emblema.

La posibilidad de un sí es alta, ya que una encuesta interna arrojó que el 80% de los miembros estaban de acuerdo en que se procediera a crear una nueva imagen, dice la presidenta del MRS, Suyén Barahona en esta entrevista, en el día previo a la votación, y en la que descarta que sea parte de una estrategia. “Hay muchas generaciones que están concluyendo en el MRS, y muchas de ellas no se identifican como sandinistas”, dice la política, electa en el cargo durante la VIII Convención, de finales de 2017.

En este encuentro con DESPACHO 505, Barahona también menciona el relevo generacional que ha impulsado el MRS, muestra de eso es que con menos de 40 años ella se convirtió en la segunda mujer joven en alcanzar la presidencia de ese partido, al que se sumó en 2006 con la campaña de Herty Lewites (q.e.p.d.). “Soy producto del proceso de relevo”, comenta Barahona, quien cuenta con estudios en Relaciones Internacionales.

Seguramente, lo más esperado de la convención del MRS es el cambio de nombre y de emblema. ¿Cómo llegó este tema al partido? 

Desde hace muchos meses hemos estado discutiéndolo a lo interno del MRS. Esta convención es convocada por la membresía, y se han estado escuchando las demandas que han surgido desde el 18 de abril (de 2018) y cómo nos ha cambiado la vida a todos. Por lo tanto, el MRS con su vocación de permanente cambio, de permanente renovación, y de escuchar, decidió impulsar esta IX convención, extraordinaria debido al Covid-19 y a la represión. En el marco de esos debates uno de los temas planteados por la membresía era la necesidad de un cambio o al menos poner en la agenda el cambio de nombre y emblema del MRS. Y así ha sido, principalmente está puesto en agenda porque hay un segmento de la membresía que planteaba que el MRS es un partido donde la membresía es ya muy diversa, ha cambiado mucho desde su fundación en el sentido que hay muchas generaciones que están confluyendo en el MRS, y muchas de ellas no se identifican como sandinistas y no llegaron al partido por su identificación y nombres sandinistas, sino convocadas por impulsar la democracia en el país, una sociedad con justicia social, por el llamado a construir una Nicaragua de oportunidades, progresos y solidaridad para todos y todas. La membresía planteó que era necesario que se valorara un cambio de nombre y emblema para ser un partido cuyo nombre refleje la diversidad que hay en el partido. Hay membresía que viene de una identidad sandinista y otra que no. 

¿La nueva generación del MRS estaría más interesada en que el partido se quite ese apellido sandinista, asociado a Ortega? ¿Hay fundadores que no estaban dispuestos a que se diera este cambio?

Hicimos una encuesta interna hace varios meses, en el marco de nuestra pre-convención y nos arrojó que un 80% estaba a favor del cambio de nombre y emblema. Yo no diría que es sólo generacional,  me parece que hay múltiples generaciones de mayores y jóvenes que están planteando el cambio de nombre. Como somos un partido democrático, ha conllevado muchos debates y discusiones por lo que ahora nos sometemos a un proceso de votación para tomar una decisión. 

El MRS ha cargado con cierta reputación negativa, como que algunos de sus miembros son piñateros, aliados de Ortega, responsables de crímenes de la décadas de los 80. ¿Esto que están impulsando no responde a una estrategia para sacudirse ese pasado del sandinismo de la década de los 80?

Responde a una demanda de la membresía, que la identidad del MRS nos abarque a todos y a todas sin distinción, y que abra las puertas a personas que vienen de diferentes experiencias y que comparten y aspiran a una Nicaragua con oportunidades, progreso y justicia social. Ha habido mucha gente que simpatiza con nosotros y que nos ha expresado que realmente el único asunto es que no se sienten convocados por el término sandinista. Entre la propuesta de nuevos nombres no va la palabra sandinista, nuestra identidad está asociada a un partido democrático y renovador.

Cómo piensan hacerle ver a la población…

(Interrumpe) Quiero abordar el tema de los crímenes y la asociación de liderazgos que mencionabas. El MRS desde 2017 ha expresado la necesidad de que en este país haya una comisión en contra de la corrupción, que tenga un compromiso en contra de la impunidad, porque reconocemos que han habido crímenes en diversas etapas de la historia, en el período de los Somoza, en los 80, en los períodos posteriores, incluidos los crímenes de lesa humanidad que se han cometido en estos dos años, desde 2018. Nunca hemos sido un partido que quiera albergar a criminales ni a piñateros, ni mucho menos, y por eso siempre hemos manifestado un compromiso con la transparencia. Hemos luchado frontalmente en contra de la corrupción, hemos reconocido la necesidad de una Comisión de la Verdad para que haya justicia por los crímenes cometidos en la historia. Es un compromiso fundamental para nosotros.

¿Estaría dispuesta la cúpula del MRS, hablo de directivos y fundadores, a someterse a un examen público de justicia y transparencia sobre esos crímenes a los que se les asocia?

No me cabe la menor duda. Desde los 80 hasta acá ha habido gobiernos liberales y no hay una sola acusación en contra de miembros del MRS, y esa dirigencia de la que la gente habla. Nuestro compromiso es lograr investigar las violaciones a los derechos humanos y en contra de la corrupción.

Cómo piensan hacerle ver a la población en general que este cambio no es cosmético, que no sólo es un cambio de nombre e imagen, y convencer que no es continuismo de ese sandinismo… 

Desde su fundación este ha sido un partido que ha estado luchando de forma permanente en contra de cualquier autoritarismo, en contra de la consolidación de una dictadura, por eso es que nos han quitado ilegalmente en dos ocasiones la personería jurídica, por eso es que la membresía ha sufrido todo tipo de represión, no sólo en esta última etapa. La población ha estado clara de nuestra posición de años en contra del orteguismo, en contra de la dictadura y por eso nuestros miembros están en el exilio y han sufrido cárcel. Hemos sido piedra en el zapato desde que se fundó hasta la fecha, y eso es lo que te puede dar credibilidad y legitimidad frente a la población. Hemos trabajado en unidad desde hace muchos años, convencidos que en unidad se puede derrotar a la dictadura. 

Hoy (ayer) directivos del MRS renunciaron definitivamente a sus cargos. ¿Qué protagonismo tienen los jóvenes? 

Desde la fundación, pero desde la séptima convención, ha habido un trabajo para impulsar el relevo generacional. El MRS ha tenido dos períodos de presidencia con personas relativamente jóvenes. Se ha dado ese relevo generacional y el paso que hoy (ayer) dieron varios de los miembros, incluso fundadores, es el reconocimiento de que en este partido no hay caudillos, que nadie se atornilla, y la confianza en la diversidad de los liderazgos. El paso que han dado es ejemplar para todos los líderes políticos de este país.

Hablemos del contexto actual… Hay líderes de la oposición que públicamente han dicho que tienen interés por ser candidatos a la Presidencia. ¿Cuál es la situación del MRS, entiendo que estará apoyando a la Coalición?

Somos parte de la UNAB y hemos respaldado la ruta que la Unidad ha seguido para buscar y consolidar una amplia alianza. Hay que seguir intentando la unidad de todas las fuerzas opositoras es una cuestión de lógica, de pragmática. Juntos y en unidad podemos acabar con esta dictadura en elecciones limpias, no vemos como agotada esa posibilidad y seguimos haciendo ese llamado a que todas las fuerzas de oposición formen un sólo bloque. Hemos estado comprometidos que tanto en la Coalición y la Unidad haya una selección democrática de candidatos. La población está harta de dedazos e imposiciones. 

Si partimos de lo que ocurre hasta hoy vemos dos bloques. La Alianza que va con CxL y la Coalición, donde estarían ustedes, que va con el PRD. ¿Se mantienen en esta acera?

Nosotros somos parte de la UNAB, y la UNAB está en la Coalición y ahí vamos a estar. Seguimos insistiendo en que se debe trabajar de cara a un solo bloque y también creemos que la población sabrá distinguir quién está construyendo una unidad en medio de la diversidad, una unidad que quiera acabar con la dictadura. Se necesita unidad para derrotarlo en elecciones y desmantelar el actual sistema judicial, la disolución de la Policía y el Ejército.

Juan Sebastián Chamorro decía que CxL es el vehículo indicado para ir a elecciones. Ustedes tuvieron una alianza cuando era el PLI. ¿No han contemplado una nueva alianza?

Nuestro planteamiento ha sido de que todos seamos parte de una gran alianza, y no nos ha hecho sentido mucho del sectarismo que se ha visto desde ese lado porque, como decís, hemos estado en unidad en otros momentos. Es ilógico estar planteando la división frente al monstruo que tenemos y frente a esta dictadura que nos sigue causando tanto daño. Hemos seguido haciendo el llamado a que debemos ser parte de un solo bloque en medio de la diversidad, habrá temas en que no estaremos de acuerdo, pero podemos llegar a acuerdos. No entendemos por qué hay discurso de exclusión que favorece la desunión. 

¿No ha habido ningún acercamiento entre el MRS y CxL?

Hasta el momento no. Nosotros estamos metidos de lleno en la Unidad y respaldamos el esfuerzo de la Coalición. 

Sobre el tema electoral, ¿el MRS propondrá nombre de posibles candidatos a las elecciones en la UNAB?

Sí, ya en la Unidad hemos empezado a tener esa discusión sobre los procesos democráticos. Para nosotros lo importante es poder seguir en organización, movilización y en resistencia para lograr la liberación de los presos y presas políticos; y el restablecimiento de las libertades. Eso pasa por empujar juntos las reformas al sistema electoral, con la presión internacional.

La UNAB ha informado que ha alcanzado una organización territorial en todo el país, ¿cómo ha apoyado el MRS en esto?

Hemos sido parte como han sido otro montón de ciudadanos y organizaciones. Nuestra membresía ha sido parte de ese esfuerzo de movilización. Nos sentimos orgullosos de ser parte de la UNAB porque ha dado el ejemplo de cómo elige a sus líderes y dará el ejemplo en cuanto a la selección de candidatos.

Hablaba de reformas electorales, este lunes Wilfredo Navarro dijo que se harán con los partidos políticos que mantienen su personería jurídica vigente, y la mayoría son colaboracionistas. ¿Ustedes plantearían que no se participe en las elecciones si no se logran las reformas profundas? 

Nuestro planteamiento es que hay una propuesta de reformas ya consensuadas con la oposición y son las que se tienen que lograr. No le va a dar ninguna legitimidad, ni resolver la crisis, el hecho que Ortega negocie con partidos zancudos. Ortega está forzado a realizar reformas electorales. Tenemos que seguir presionando y seguiremos cabildeando para que haya presión a nivel internacional y sean reformar que garanticen mínimamente unas elecciones libres.

Reformas habrá, es un hecho, pero qué pasa si no se logran las reformas profundas que demanda la oposición. ¿Se debe ir a elecciones?

Tendremos que valorar en conjunto eso, los diferentes grupos de la oposición. Lo esencial y lo crucial es lograr un bloque sólido que tenga legitimidad ante la gente. Se tendrá que ir valorando poco a poco, pero ahora seguimos en la etapa de lograr un bloque unificado, y las reformas que abran la posibilidad de elecciones, libres y transparentes. 

Suyén, ¿cuál querés que sea tu legado como Presidenta del MRS?

Yo aspiro a seguir el legado de un MRS que está absolutamente comprometido con la justicia, con la democracia, además de lograr posicionar esa identidad renovadora y de cambio permanente para servirle a Nicaragua.