La dictadura reprimió a ciudadanos que participaron en una marcha convocada por la Unidad Nacional. La CIDH y la ONU llamaron al régimen a respetar el derecho a la protesta de los ciudadanos.

Los nicaragüenses salieron este sábado a manifestarse en contra del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo. La Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia mantuvieron la convocatoria, pese al fuerte despliegue policial. Los agentes represores lanzaron bombas lacrimógenas a los ciudadanos y los mantuvieron acorralados hasta pasado el mediodía. Mientras tanto, los organismos internacionales defensores de derechos humanos llamaron al régimen a respetar el derecho a la protesta y movilización. Los diversos sectores del país continúan demandando una solución a la crisis que vive Nicaragua desde el 18 de abril de 2018, que pasa por un adelanto electoral que Ortega ya descartó. La oposición también demandó la liberación de los presos políticos y el retorno seguro de los exiliados.

Compartir: