Gerson Gutiérrez Gasparín, el candidato de APRE que se considera el rival más fuerte de Ortega

El candidato a la Presidencia por el APRE asegura que en el actual proceso electoral hay condiciones para salir a votar y que la competencia está a dos bandos: Ortega y Gasparín.
.

 

Por Xavier González | Octubre 23, 2021 

Hasta el 2 de agosto de 2021 Gerson Gutiérrez Gasparín (29 años) era anónimo. En las afueras del Consejo Supremo Electoral (CSE), en Managua, vistiendo jeans y una chaqueta café, él mismo se presentó ante los periodistas como el candidato más joven que competiría por la Presidencia de Nicaragua.

 

Ese día, el último para que los partidos y alianzas inscribieran a candidatos, solo se dijo que era abogado. En esta entrevista con DESPACHO 505, Gutiérrez Gasparín cuenta que terminó como candidato presidencial por curioso: un buen día se acercó a la sede del partido Alianza por la República (APRE), le presentaron a su presidente, Carlos Canales, y este, apenas conociéndolo, le propuso postularse. 

 

Dice que fue el último de cuatro aspirantes en inscribirse y que ganó porque el partido necesitaba “rostros nuevos”.  Así de improvisada es la carrera de este político al que le molesta que le digan zancudo, y que con admirable seguridad se declara competencia directa de Daniel Ortega, para las votaciones del 7 de noviembre. 


Siga nuestra cobertura electoral: Reportajes, entrevistas, análisis y verificaciones en Votaciones 2021


“La competencia va a dos bandos entre el candidato del oficialismo (Daniel Ortega) y Gasparín”, sostiene. 

En esta entrevista con DESPACHO 505, desde la sede nacional de su partido, que se ubica dentro del segundo anillo de seguridad de la casa de Ortega y secretaría general del FSLN, en El Carmen, Managua, Gutiérrez Gasparín se reserva hacer valoraciones sobre las protestas sociales del 2018, y cuida no decir que en Nicaragua hay una dictadura.

 

Pese a la imposición de una reforma electoral unilateral, la selección de magistrados al Consejo Supremo Electoral leales al régimen, la cancelación de tres partidos políticos y el encarcelamiento masivo de opositores, el candidato asegura que hay condiciones para salir a votar el próximo 7 de noviembre. 

 

Gerson Gutiérrez Gasparín es licenciado en derecho por la Universidad Evangélica Martín Luther King. Originario de Terrabona, Matagalpa, llegó a Managua cuando tenía 14 años. Tiene un postgrado en derecho civil y derecho procesal civil; y un máster en derecho penal y procesal penal por el Instituto Iberoamericano de Estudios Superiores.

En las elecciones presidenciales de 2016 el APRE obtuvo apenas el 1.4 por ciento de los votos. ¿Qué lo hace pensar que usted puede obtener más votos al punto de disputarle el poder a Daniel Ortega?

 

Yo siempre digo que no hay partido grande ni pequeño. El partido del oficialismo o APRE son un vehículo para obtener la Presidencia de la República. La ciudadanía ya no quiere saber nada de partidos políticos, porque las ideologías dividen, confrontan. La gente dice que no son nada, que  no pertenecen a ningún partido político. La gente va a votar por el candidato, no por el partido. 

 

La gente ya no quiere saber de partidos, de militancias. Vamos a revertir ese resultado de 1.4 por ciento del 2016. La gente va a votar por el candidato, ya se siente en las comunidades. La competencia política va a dos bandos, entre el candidato del oficialismo (Daniel Ortega) y Gasparín de APRE. La gente lo acepta, por fin rostros nuevos, han aceptado muy bien mi candidatura. Hemos hecho encuestas internas y los resultados lo que nos dicen es que la competencia va a dos bandos entre el candidato del oficialismo y Gasparín.

 

Algunos críticos del actual proceso electoral consideran que los partidos políticos que se han sumado solo están legitimando un proceso viciado, que están legitimando un fraude electoral. ¿Qué opina usted de esas críticas?

 

Esas personas que dicen eso en su mayoría no están en Nicaragua y algunos no son nicaragüenses. Esa gente le está haciendo el juego al oficialismo. Hay que ser inteligente y ver de dónde vienen las cosas. Yo lo que le digo al pueblo de Nicaragua es que no nos dejemos engañar por estas voces, yo creo que de alguna manera se sienten cómodos, no sé si recibirán algún tipo de recursos por este tipo de campaña, pero ellos no están viviendo la realidad que estamos viviendo el pueblo de Nicaragua, porque mientras haya un mínimo de esperanza es motivo suficiente para seguir luchando porque entonces ¿qué queremos? ¿Quedaremos de brazos cruzados a ver qué pasa? No, tenemos que ser protagonistas y hacer el cambio, porque nadie más lo va a venir a hacer, lo vamos a hacer nosotros los nicaragüenses. 

 

¿Usted considera que el actual proceso electoral es normal, que ofrece las garantías necesarias para ser creíble

 

Nosotros quisiéramos que hubiera sido un poco más flexible, más abierto, pero mientras no se nos quite el derecho a votar, de que la gente decida con su voto, yo creo que es motivo suficiente para ir a votar. Porque si el pueblo de Nicaragua va a ir a votar en masa hacemos la diferencia.  Esas voces que llaman a que no hay que ir a votar, además que es delito, están ayudando al oficialismo. Hay que ver de dónde viene esa campaña, porque si el pueblo de Nicaragua no sale a votar, la base sandinista va a salir a votar porque son fieles. Yo insto a que votemos, no hacer caso a esas voces locas que lo único que quieren es mantenernos sumergidos en la pobreza y en la miseria. 

 

¿Considera que hay garantías para creer en este proceso electoral y sus resultados?

 

Yo creo que sí. La principal garantía que tenemos los partidos políticos son nuestros fiscales, ellos son garantes de la fiscalización del voto. Nosotros hemos trabajado duro en nuestros fiscales, vamos a hacer que la cosa marche bien. Ha sido complicado pero no imposible conseguir los fiscales, tenemos el 70 por ciento de los fiscales.

¿Es usted un candidato zancudo?

 

Los que nos critican que nosotros somos candidatos zancudos, para usted ¿qué es zancudo? Tengo entendido que zancudo es un animalito que chupa sangre y supuestamente nos dicen zancudos porque estamos consumiendo del erario,, pero los que nos critican a nosotros de zancudos, ellos son los verdaderos zancudos porque han sido funcionarios en las últimas cuatro décadas. Han sido estos bandidos los que han chupado el presupuesto, el erario de Nicaragua. Yo les llamo “tábanos” porque son los que consumen la sangre.

 

Es injusto que a mí me llamen zancudo cuando yo un centavo del Estado nunca lo he recibido. Los pocos recursos que tengo los he obtenido con el sudor de mi frente. Yo lo que digo es que esto es una campaña sucia que los “tábanos” están haciendo en contra de un joven, de una persona nueva que nunca en su vida ha recibido un centavo del Estado. Mis manos están limpias en lo político y en lo personal. ¡Señores tábanos no le hagan daño al pueblo de Nicaragua! 

 

¿Qué opina de la corrupción estatal?

 

No se debería de dar en ningún país del mundo. Los gobiernos deben fiscalizar más a sus funcionarios. En mi Gobierno haré todo los posible para que no haya corrupción y el primer funcionario que cometa un delito yo mismo me voy a encargar de mandarlo a la Fiscalía y que lo procesen. Por eso decimos que vamos a darle un rumbo diferente a Nicaragua y no podemos hacerlo con los mismos que han causado el desastre en este país.

 

¿Qué opina de las restricciones que ha impuesto el CSE para la presente campaña electoral? ¿Cree que están en una campaña justa y equitativa frente al FSLN?

 

Yo creo que de alguna manera, con este tipo de medidas, hay cierto temor a que el pueblo de Nicaragua salga a votar o que uno de los candidatos, especialmente su servidor, se gane la simpatía del pueblo. APRE está haciendo un buen trabajo, somos los únicos que estamos dando duro en las redes sociales. El pueblo de Nicaragua ya conoce al candidato del oficialismo, haga lo que haga en la campaña, no lo va a conocer ni más ni menos. 

 

Usted ha dicho públicamente que quiere ser un presidente mejor que el salvadoreño Nayib Bukele. Bukele tenía un discurso de acabar con la vieja política tradicional, cosa que no veo en usted. ¿Cómo lo superaría?

 

Las encuestas de Cid-Gallup califican al célebre presidente Bukele como el mejor presidente, lo que nos diferencia es que yo tengo sensibilidad social. Y lo que necesita el pueblo es que alguien tenga sensibilidad social y le sirva a las necesidades del pueblo. Que sepa lo que es ser pobre, que sepa lo que es pasar pobreza, que sepa lo que es no comer en la noche y acostarse sin comer. Nosotros en APRE y yo en lo personal, nos caracterizamos por el respeto a las leyes y la institucionalidad. En la mayoría de los gobiernos del mundo y en Nicaragua, lo primero que buscan es acaparar todos los poderes del Estado y los poderes del Estado deben ser independientes. Yo quiero que el pueblo de Nicaragua y la comunidad internacional sepan que Gerson Gutiérez está en contra de cualquier dictadura, no deben permanecer dictaduras en ningún país del mundo.

Gerson Gasparin, candidato a la presidencia por el partido Alianza por la República (APRE). M Esquivel / D505

Hablemos de la crisis sociopolítica de Nicaragua, uno de los principales problemas del país. ¿Usted reconoce como legítimas las protestas sociales del 2018?

 

Prefiero no comentar ese tema.

 

¿Usted cree que  ha habido terrorismo en Nicaragua?

 

Tampoco quiero comentar ese tema.

 

¿Hay dictadura en Nicaragua?

 

Prefiero no responder a esa pregunta.

 

Candidato, hace un momento usted dijo que estaba en contra de cualquier dictadura en cualquier parte del mundo. Le reitero la pregunta, ¿usted considera que hay una dictadura en Nicaragua?

 

En cualquier país del mundo, un Gobierno por bueno que sea tiene sus debilidades. Lo que nosotros vamos a garantizar al pueblo de Nicaragua es una democracia genuina para que los próximos gobernantes respeten las leyes y respeten la Constitución.

 

Finalmente, ¿cuáles serían sus tres prioridades si llegase al Gobierno?

 

Garantizar, la paz, la tranquilidad y seguridad jurídica para atraer la inversión, mejorar la calidad de la educación y priorizar la salud.