La imagen de la Sangre de Cristo fue traída a Nicaragua cuando Managua no era siquiera una villa. El papa Juan Pablo II se arrodilló en su capilla y había resistido a cuatro terremotos.  

La imagen de la Sangre de Cristo, uno de los símbolos más sagrados y reconocidos de la fe católica en Nicaragua fue quemada este viernes en la Catedral de Managua. Los daños provocados tras un atentado producido por una bomba lanzada en su capilla aún no han sido evaluados, pero a juzgar por las imágenes, el país podría perder hoy uno de sus patrimonios religiosos de más valor.  

La imagen fue visitada en su altar el papa Juan Pablo II en su segunda visita a Nicaragua en enero de 1996. El papa ingresó en solitario y permaneció de rodillas orando durante al menos 30 minutos.  

“La preciosísima imagen de la Sangre de Cristo”, conocida así por sus devotos, fue traída de Guatemala a Nicaragua en 1638 cuando Managua no era ni villa, ni pueblo, ni ciudad, ni mucho menos ciudad capital.  

LEA: Rosario Murillo culpa a devotos por incendio en Catedral de Managua y contradice a la iglesia

Managua fue elevada a la categoría de villa en 1819; a la de ciudad el 24 de julio de 1846; a la de ciudad capital de la República el 5 de febrero de 1852; y a la categoría de departamento el 25 de febrero de 1875. 

SUS SIETE CASAS 

La imagen de la Sangre de Cristo tuvo su primer templo conocido como Veracruz, el que a la vez fue el primer templo que tuvo la villa de Managua, señala el padre Bosco José Rodríguez Alvarado, en su libro “La preciosísima imagen de la Sangre de Cristo”

A esta sacratísima imagen se le ha rendido culto en diferentes templos de Managua. Una de las razones por las cuales ha tenido que ser trasladada de un templo a otro ha sido por razones de la misma naturaleza: los terremotos en Managua. 

Existen precedentes de dos terremotos ocurridos en 1844 y 1855. El primero provocó graves daños en la iglesia de Veracruz, primer templo de la venerada imagen, por lo que después fue llevada al templo de San Miguel.  

MÁS NOTICIAS: Iglesia condena: Atentado en catedral de Managua es “sacrilegio y profanación”

Para el terremoto de 1931 ocurrido a las 10:23 de la mañana del 31 de marzo era Martes Santo.La imagen se encontraba en el templo San Antonio que se destruyó con el terremoto, sin embargo, la Sangre de Cristo no sufrió ningún daño. Permaneció en la iglesia de San Antonio desde finales de los años 30 hasta el año 1972.  

Cuando ocurrió el terremoto de Managua en 1973 la imagen fue trasladada a la parroquia Monte Tabor, adonde iban peregrinos de todas partes que subían desde el 7 Sur hasta el kilómetro 13 de la misma carretera donde se encontraba el santuario de Monte Tabor. 

Allí permaneció hasta el año 1985 cuando fue llevada a la parroquia San Pío X y en 1993 fue trasladada a la nueva Catedral Metropolitana de Managua donde hasta hoy tenía su propia capilla.  

“Se puede afirmar que la venerada imagen de la Sangre de Cristo ha tenido como casa los siguientes templos: Veracruz, San Miguel, San Sebastián, San Antonio, Monte Tabor, Pío X y actualmente la Catedral de Managua”, detalla el padre Bosco José Rodríguez Alvarado en su libro.  

DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN  

La imagen es una representación de Cristo en la cruz tallada en madera policromada. Es de la época del siglo XVII de autor desconocido.  

Su cabeza está cubierta por una cabellera y una corona de espinas. También luce algunas veces un hermoso resplandor adornado que es colocado encima de su corona de espinas. Es de color piel morena sangrando de sus manos y pies, exactamente donde está clavado en la cruz.  

Presenta una herida profunda debajo de la tetilla derecha con abundante sangrado concentrado en un mismo punto sin regarse mucho sobre el costado de la herida, sangrando de la nariz y de la boca cuya sangre baja hasta la barba. Su cintura es cubierta por un manto de tela.  

Compartir: