El 3 de diciembre de 1977, con unos pocos cientos de dólares, dos maletas y visas de turista, los esposos Hernaldo Baltodano y Ana Sequeira tomaron un avión de Managua a Los Ángeles. En sus brazos llevaban a un bebé de 15 meses que 45 años más tarde se convertiría en el primer latino en ser nombrado juez de un Tribunal de Apelaciones del sistema judicial de California, el más grande de Estados Unidos.  

Un mes después de su llegada a Estados Unidos, en Nicaragua fue asesinado el reconocido periodista y director del diario La Prensa, Pedro Joaquín Chamorro, y Nicaragua fue asolada por el caos y el derramamiento de sangre. Luego llegó la guerra civil y ya no quisieron regresar.  

A pesar de que solo había llegado a tercer grado, Hernaldo Baltodano padre le escribió una carta al entonces presidente Jimmy Carter:  

“Todo lo hemos perdido, le ruego por caridad, nos conceda un permiso para poder permanecer en esta gran nación”, le escribió.  

El presidente no respondió, pero los oficiales de Inmigración le otorgaron a su familia asilo político iniciando un periodo de 15 años como refugiados extranjeros y después, ciudadanos estadounidenses de pleno derecho.  

La historia fue compartida por el nicaragüense Hernaldo Baltodano Jr. en su audiencia de confirmación al cargo el tres de agosto pasado, cuando se cumplía un año de la muerte de su padre.  

MÁS NOTICIAS | Estados Unidos celebra resolución de condena a Ortega en la OEA y le pide acatarla 

Advertisement. Scroll to continue reading.

EL MÁS DESTACADO

Hoy a la edad de 45 años, Hernaldo Baltodano, graduado de Doctor en Jurisprudencia ha hecho historia en la Corte de Ventura, California, al convertirse en el primer latino en ser nombrado Juez del Tribunal de Apelaciones del Segundo Distrito, División Seis del Condado de Ventura, en el Estado de California.  

El proceso no fue nada fácil, explica a DESPACHO 505. Para ser nombrado en este alto cargo judicial, debió pasar por estrictos y exhaustivos niveles de evaluación que inicia con la nominación hecha por el Gobernador del Estado, Gavin Newsom, luego que su oficina haya revisado los centenares de postulantes que aplican a la vacante. 

Después, requiere la confirmación de la Comisión de Nombramientos Judiciales, que está compuesta por el Presidente del Tribunal Supremo de California, Tani Cantil-Sakauye, el Fiscal General del Estado, Rob Bonta y el Presidente del Tribunal de Apelaciones del Segundo Distrito Arthur Gilbert. 

“Llegar hasta aquí es como ganarse la lotería, porque pensaba que no iba a llegar a este cargo. Es una posición bastante alta”, confiesa.  

LEA TAMBIÉN | “Necesitaba proteger mi vida… iban a matarme”: La historia detrás del exilio forzado de miles de nicaragüenses

Hernaldo Baltodano, Juez del Tribunal de Apelaciones del Segundo Distrito, División Seis del Condado de Ventura, California, Estados Unidos.

SUS FUNCIONES  

Como Juez de Apelaciones de la Corte de Ventura su labor será revisar los casos de cada Condado de California que son en total 58 y estará interpretando la Ley del Estado.  

“Es una posición bastante alta, yo formo parte de los 100 jueces (de apelaciones) que tiene el Estado de California”, dice el abogado de afiliación demócrata.   

El Estado de California tiene el sistema judicial más grande de Estados Unidos, “por lo que para mí es algo que no esperaba llegar a un nivel alto de mi profesión, pero este país me ha duda muchas oportunidades y ha existido mucha gente que han depositado en mí esa confianza de poder llegar alto en esta carrera”. 

Advertisement. Scroll to continue reading.

El nicaragüense se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad de California, en Berkeley.  

Se ha desempeñado como juez del Tribunal Superior del Condado de San Luis Obispo desde 2017, donde fue juez penal supervisor desde diciembre de 2020 hasta septiembre de 2021. Además, fue socio fundador de la firma de abogados Baltodano & Baltodano LLP.