El Ministerio de Salud envió personal médico, como parte de un acuerdo entre los gobiernos territoriales indígenas, la alcaldía y las instituciones del Gobierno Central.

Los indígenas ulwas, asentados en el litoral Caribe de Nicaragua, informaron este miércoles que al menos ocho de sus integrantes han muerto con síntomas de Covid-19, a pesar de que llevan casi un mes y medio bajo cuarentena comunal.

“Son ocho fallecidos: tres enterrados en Bluefields, incluyendo mi mamá, cuatro en Sandy Bay, y uno en Karawala”, dijo Haydée Bautista, integrante de una respetada familia ulwa.

“Cuando se declaró la cuarentena (el pasado 21 de mayo), ya estaba la transmisión comunitaria”, agregó Bautista.

MÁS NOTICIAS: Nicas quedan desamparados en Panamá

Ese día, la Junta Directiva del Gobierno Comunal en el municipio de Karawala, donde se asienta la mayoría de ulwas, apeló a su cláusula de autonomía para declarar una estricta cuarentena, que incluía la suspensión de actividades sociales y la conexión con el resto de Nicaragua, pero las autoridades del Gobierno Central no respetaron el mandato indígena, según Bautista.

“Las autoridades municipales se están activando hasta ahora, no respetaron la cuarentena, solamente los indígenas, pero la gente (no indígena) siguió viajando de Bluefields a la Desembocadura de Río Grande de Matagalpa, y muchos jóvenes fueron afectados, pero son fuertes, se recuperaron con medicina natural tradicional”, aseguró Bautista, quien perdió a su mamá y a un tío, mientras uno de sus abuelos está en cuidados intensivos.

Este mismo miércoles el Ministerio de Salud accedió a enviar personal médico a la zona.

El síndigo (consejero comunitario) del Gobierno Territorial Awal Tara, también indígena y establecido en Karawala, Orlando Salgado, confirmó que, a partir de ayer, los comunitarios cuentan con el apoyo de las autoridades del Gobierno Central.

LE INTERESA: Nicaragua reprobada en el manejo de la pandemia

“Guardabosques y miembros del Ejército de Nicaragua están desinfectando todos los espacios públicos”, aseguró Salgado.

DEMANDAN MÉDICOS, TEST Y MASCARILLAS

Por su parte, Bautista afirmó que los indígenas, incluyendo su mamá, quien se contagió antes del decreto de cuarentena, han sido declarados con la Covid-19 por diagnóstico clínico, ya que el Ministerio de Salud, con sede en Managua, “no nos manda pruebas para saber quién está enfermo”.

A lo que sí accedió el Ministerio de Salud en las últimas horas fue a enviar personal médico, como parte de un acuerdo entre, los gobiernos territoriales (indígenas), la alcaldía y las instituciones del Gobierno Central, explicó Salgado.

Como parte del acuerdo, las autoridades accedieron a respetar la orden de cuarentena, que incluye el uso obligatorio de mascarillas en Karawala, y cero permiso de consumo de bebidas alcohólicas, para evitar las aglomeraciones.

Bautista resaltó que los ulwas necesitan mascarillas, desinfectantes, alcohol gel, y médicos especialistas, no solamente en Karawala, sino también en Sandy Bay, Kukra Hill, y otras comunidades donde se han asentado.

El principal aporte lo recibieron los ulwas este martes cuando la Iglesia Morava reunió materiales sanitarios en la ciudad de Bluefields y otras comunidades indígenas.

Aunque oficialmente los ulwas confirman una comunidad de 2.000 habitantes, Bautista afirmó que solamente en Karawala hay 4.500.

Además de los ulwas en Karawala, otras poblaciones indígenas que han declarado cuarentena son el territorio Awas Tingni Mayagna Sauni Umani (AMASU), establecido en el noreste de Nicaragua, y el Gobierno Territorial Rama y Kriol (GTR-K), en el sureste.

El Gobierno nicaragüense ha informado de 2.519 contagios de la COVID-19, y 83 muertes, sin especificar zonas geográficas, origen técnico, género, ni edades.

En tanto, el independiente Observatorio Ciudadano COVID-19, una red de médicos y voluntarios de toda Nicaragua, contabiliza 6.775 sospechosos de haber sido contagiados, con 1.878 fallecidos, incluidos 1.749 que son sospechosos por coronavirus y 129 por neumonía, hasta el 24 de junio pasado.

El caso de Nicaragua ha despertado preocupación en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y en la Organización de los Estados Americanos (OEA), así como en sus dependencias dedicadas a temas de la salud y de los derechos humanos.

Compartir: