La economía nicaragüense, que se ha contraído los últimos tres años en un promedio de -3,03% anual, se reactivará hasta que haya una salida pacífica a la crisis social, política y de derechos humanos que vive Nicaragua desde hace tres años, según José Adán Aguerri, expresidente del Consejo Superior de la Empresa Privada.

“Esta es una realidad que no está cambiando mientras no haya esa respuesta a la crisis sociopolítica”, señaló el economista Aguerri. El Producto Interno Bruto (PIB) decreció un 2.0% en 2020, el tercer año consecutivo de contracción, esta vez como producto de la pandemia de Covid-19 y los daños causados por los huracanes Eta e Iota en noviembre pasado, según el Banco Central de Nicaragua (BCN).

El PIB de Nicaragua cayó un 3,7% en 2019, y un 3,4% en 2018, como producto de la crisis social, política y de derechos humanos que afecta al país desde hace 36 meses, según la autoridad monetaria, que actualizó las cifras de 2018 y 2019.

MÁS NOTICIAS: Cadin exige al régimen un plan “integral” de vacunación contra coronavirus

El banco emisor del Estado informó hace un año que la economía nicaragüense había decrecido un 3,9 % en el 2019, y ahora bajó ese indicador a 3,7 %; y un 4 % en 2018, que ahora actualizó a un 3,4 %, sin ninguna explicación.

“Este es un año atípico. Este es un año en donde el Gobierno pretende, debido a las elecciones (generales que se celebrarán en noviembre próximo), presentar cifras optimistas”, indicó Aguerri, para quien aún las nuevas cifras “son realmente negativas”.

El empresario observó que, según el informe anual 2020 publicado por el Banco Central, la economía ha caído en los últimos tres años, después de presentar un crecimiento promedio de 4,6 % del PIB entre el 2015 y el 2017.

“Eso significa que la caída que hemos tenido en estos últimos tres años, desde la crisis sociopolítica” que estalló en abril de 2018 por unas controvertidas reformas a la seguridad social y que luego se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario Daniel Ortega, “es de casi un 8% en promedio”, advirtió.

MENOS EMPLEO, INVERSIÓN E INGRESOS POR TURISMO

“Eso significa que este es un país que hoy no sólo tiene menos crecimiento, sino menos empleo, menos inversión, menos crédito, y menos ingresos por turismo”, puntualizó.

La inversión extranjera directa (IED) en Nicaragua cayó un 63,8% en el 2020 al pasar de 503 millones de dólares en 2019 a 182,3 millones de dólares el año pasado, según el Banco Central. Los 182,3 millones de dólares captados en IED es la cifra más baja de los últimos 20 años, afirmó Aguerri.

MÁS NOTICIAS: Nicaragua oculta a la OPS cómo avanza la vacunación contra el Covid-19

En tanto, Nicaragua registró en 2020 una caída del 67,4% en el número de visitantes extranjeros y de 61,5% en ingreso por turismo internacional debido a la pandemia de Covid-19, según el banco emisor del Estado. Durante el 2019, Nicaragua recibió 1.050.000 visitantes de otros países, es decir que el año pasado recibió 342.300 viajeros, según los datos oficiales.

En tanto, el turismo internacional dejó a Nicaragua ingresos por 198,5 millones de dólares en 2020, un 61,5% menos que los 513,3 millones de dólares captados durante 2019. El Gobierno de Daniel Ortega proyecta un crecimiento del 0,5% en 2021, con una inflación de 4%.

Compartir: