Dos de los grupos de oposición más conocidos en Nicaragua, Coalición Nacional, y Unidad Nacional Azul y Blanco, felicitaron este miércoles al demócrata Joe Biden, por su investidura como presidente de Estados Unidos, y le pidieron mantener su posición contra el gobernante nicaragüense, Daniel Ortega, al que la disidencia considera “dictador”.

“Saludamos la toma de posesión del presidente electo democráticamente en Estados Unidos, Joe Biden (…), seguimos solicitando a Biden y al Departamento de Estado, más sanciones para la dictadura, hasta que se logren las reformas electorales que generen confianza”, dijo el miembro de la Coalición Nacional, Armando Herrera, a periodistas.

Biden es admirado por la oposición nicaragüense, porque se ha expresado en más de una ocasión contra Ortega, a quien ha responsabilizado por la muerte de más de 300 personas desde el estallido social antigubernamental de 2018.

“Confiamos en que la administración Biden (y de Kamala) Harris va a ser un aliado para el pueblo de Nicaragua, que va a hacer eco de las demandas, que también corresponden con las demandas de democracia y respeto a los derechos humanos”, dijo la dirigente de la Unidad Nacional Azul y Blanco, Alexa Zamora.

NICARAGUA EN LA AGENDA DE EE.UU

Estados Unidos, que bajo la administración del expresidente Donald Trump siguió de cerca el conflicto sangriento de los tres últimos años Nicaragua, ha emitido sanciones económicas contra más de 20 allegados, funcionarios, empresas, y familiares cercanos de Ortega, por “serias violaciones a los derechos humanos”.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), los ataques armados de policías y “parapolicías” (civiles armados) contra las manifestaciones antigubernamentales de 2018 dejaron al menos 328 muertos. El organismo también señaló a la administración de Ortega como responsable de crímenes “de lesa humanidad”.

Organizaciones humanitarias nicaragüenses han llegado a reportar hasta 684 víctimas mortales en el marco de la crisis sociopolítica, mientras que Ortega ha admitido 200, y dice haberse defendido de un “golpe de Estado fallido”.

La oposición está a la espera de que Ortega cumpla con la resolución de la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), de realizar reformas a la Ley Electoral para “garantizar elecciones creíbles” el 7 de noviembre próximo.

De no cumplir con la resolución de la OEA, se estaría “creando un caldo de cultivo para una nueva explosión social generada por las infortunadas acciones de Ortega”, destacó Herrera.

Ortega, quien retornó al poder en 2007 tras haber gobernado entre 1979 y 1990, espera extender su mandato por cinco años más en las elecciones de noviembre.

Zamora expresó la confianza de los opositores, en que el Gobierno de Biden brindará su “apoyo al pueblo nicaragüense en aras de salid de la dictadura, restablecer la democracia y procesos de justicia y paz”.

Nicaragua no vivía un conflicto sangriento desde los años 1980 a 1990, también con Ortega como protagonista.

Compartir: