La expresidenta de Costa Rica Laura Chinchilla anunció este jueves que no inscribirá su candidatura a la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por considerar que sería “endosar” un proceso que no considera conveniente “ni para el BID, ni para el Hemisferio”.

A través de una carta dirigida al presidente Carlos Alvarado Quesada, que publicó en su cuenta de Twitter, Chinchilla explica que realizar las elecciones el 12 y 13 de septiembre -como está estipulado- “no ayudará a construir el clima de cooperación necesario para que el BID pueda desplegar todo su potencial y fomentar el diálogo”.

La expresidenta explica en el texto que su decisión se debe, básicamente, a dos motivos. El primero es que la pandemia limitó la posibilidad de tener un debate “abierto y reposado” sobre el relevo del BID. La segunda, es la decisión de Estados Unidos de presentar un candidato propio, cuando las reglas de la institución, según señala, indican que la presidencia será ocupada por un latinoamericano o caribeño, y la vicepresidencia, por un estadounidense.

JUSTIFICA

Chinchilla indica que esta acción, que califica como “cambio abrupto de una de las reglas”, es una señal “preocupante para la gobernanza que debe regir en una institución financiera que, como el BID, está obligada a apegarse estrictamente a las normas escritas o consuetudinarias”.

La exmandataria costarricense se mostró a favor de la propuesta de algunos ex jefes de Estado, exministros e incluso gobiernos de posponer la elección. 

El presidente Alvarado utilizó sus redes sociales para agradecer la labor de Chinchilla y aseguró que respetaba “su decisión de no inscribir su candidatura a la presidencia del BID en este contexto”.

Compartir: