La pandemia del Covid-19 cambió la rutina de todo el mundo, se puso en práctica el teletrabajo, las teleclases, pero también aumentó el tiempo que dedican niños, niñas y adolescentes y jóvenes a los videojuegos, ya que están más tiempo en las casas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), ha expuesto que aunque los videojuegos son una forma de relajarse cuando se esta mucho tiempo en la vivienda, también pueden provocar caer en la tentación de dedicarle más tiempo de lo normal. Por eso recomiendan mantener un equilibrio adecuado con las actividades sin dispositivos electrónicos”.

Martina López, investigadora en seguridad informática, expone que los videojuegos tienen dos riesgos, uno por la relación de los menores con otros usuarios a los cuales en muchos casos no conocen, y el segundo es al momento de descargarlos, ya que pueden traer consigo aplicaciones maliciosas para contaminar el dispositivo donde juegan y robar información.

LEA TAMBIÉN: Unión Europea financió vacunas adquiridas por Nicaragua a través del mecanismo Covax

En el primer caso recomienda, en dependencia de la edad, que los padres fomenten el diálogo con sus hijos, que conozcan el juego, saber si tiene chats y las configuraciones de privacidad.

“Más allá del diálogo un buen punto de partida es, quizás, explorar el tipo de juegos, aplicaciones, sentirnos libres de tocar y probar dónde están las configuraciones de privacidad. No tenerle miedo a la tecnología que sea una herramienta para transitar con los chicos y no un impedimento”, explica López.

ACTUALIZAR LOS ANTIVIRUS

La investigadora señala que es necesario tener actualizaciones de antivirus para evitar programas maliciosos “y recordarles (a los niños, adolescentes o jóvenes) que estos criminales existen y que es una posibilidad muy grande” que los ataquen.

Según una investigación de la DFC Intelligence, en Latinoamérica hay 383 millones de usuarios de videojuegos.  Por esa razón los expertos indican que también es un mercado que atrae a los cibercriminales.

LEA TAMBIÉN: Mónica López: “No solo fue la ocupación del edificio sino el robo de 30 años de trabajo y memoria institucional”

La empresa ESET, que se especializa en soluciones de seguridad, explica que una de las razones de los ataques que sufren los jugadores es para obtener información confidencial por medio de la manipulación del usuario. “Aprovechando el lanzamiento de nuevos juegos con falsas publicaciones sobre cómo obtener ventajas, los cibercriminales buscan engañar a los usuarios. En la mayoría de los casos buscan dinero, acceder a las cuentas de otros jugadores que potencialmente contengan información sensible sobre la persona, y usualmente incluyen datos de su tarjeta de crédito”.

Por eso recomiendan a los usuarios de los videojuegos descargar las versiones oficiales de los juegos. “Obtener los últimos títulos de forma gratuita puede ser tentador, pero conlleva un riesgo significativo”, expone ESET.

También recomiendan aplicar contraseñas robustas que frenen los ataques de los ciberdelincuentes.  

“Cuanto más populares sean los juegos y las plataformas, mayor será su uso como anzuelo para atraer potenciales víctimas”, comenta Marielos Rosa, gerente de Operaciones de ESET Centroamérica.

Compartir:

¿Qué te pareció esta noticia?