Dos mujeres, madre e hija, fueron asesinadas este jueves en la comarca Kurinwasito, en el municipio de Mulukukú, en el Caribe Norte de Nicaragua. Las víctimas fueron identificadas como Maritza González, de 53 años, y su hija Dayiris Boniche, de 29 años.

Información preliminar indica que el crimen habría sido cometido por Wilmer Antonio González Méndez, trabajador de las víctimas y sobrino de Maritza González.

La familia de las víctimas habría ofrecido una recompensa de 150 mil córdobas para quien brinde información sobre el paradero del presunto femicida, que sigue prófugo.

En una nota de prensa, la Policía informó que el crimen fue reportado al centro de emergencia a eso de la 1 de la madrugada de este jueves. Un equipo técnico se trasladó al lugar, aplicaron técnica canina, tomaron fotos de la escena, y realizaron peritaje químico y biológico.

MÁS NOTICIAS: María Asunción Moreno: “No tuve duda de que sería detenida, (pero) me resisto al exilio”

En la narrativa para justificar el femicidio, la Policía indica que González Méndez, de 30 años, “motivado por el robo y rencillas, le realizó disparos con arma de fuego a Maritza González y agredió con objeto contundente a Dayiris Boniche González, ocasionándoles la muerte”.

La Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic), de la cual eran miembros, orientó a su membresía apoyar para dar con el paradero del femicida “lo más pronto posible para que la ley se encargue de castigarle con la pena máxima, así mismo solicitamos a la Policía Nacional y Ejército de Nicaragua toda la colaboración para dar con el paradero” del supuesto asesino.

Las dos víctimas brindaban coloración en labores de monitoreo de las precipitaciones en la zona, recientemente el Observatorio de Fenómenos Naturales (Ofena) instaló una estación en su finca. “Exigimos la captura del responsable del crimen de nuestras colaboradoras”, indicó Ofena en un comunicado

TRES MUJERES EN 24 HORAS

Martha Flores, del organismo Católicas por el Derecho a Decidir, denunció que en menos de 24 horas tres mujeres han sido asesinadas, ya que ayer jueves una fémina fue asesinada a golpes por una pareja.

“Estos nos dice que en menos de 24 horas, tres mujeres fueron asesinada mientras el gobierno está liberando a femicidas como es el caso del femicida Roberto Estrada que fue condenado a 30 años en 2019”, manifestó Flores.

Según la activista, este es el mensaje que envía el Estado a los agresores, femicidas y violadores, “que lo pueden seguir haciendo y no pasa nada, es una burla ante esta acción con la familia e hijos huérfanos, al liberar es una muestra más que la vida de las mujeres la violencia contra las mujeres no es prioridad”.

Católicas por el Derecho a Decidir contabilizó al menos 30 femicidios en el primer semestre de este año, siete más que en el mismo periodo del 2020.

De los 30 femicidios, solo 10 están en proceso judicial, siete impunes y dos asesinos prófugos. El organismo además, registra 68 femicidios frustrados.

Compartir: