En la última semana el Ministerio de Salud detectó 266 casos de malaria en Bilwi, Puerto Cabezas. El dato es parte de un informe oficial sobre las atenciones prestadas en el contexto del paso del huracán Eta por el Caribe nicaragüense, por lo que organizaciones médicas llaman a las autoridades a atacar con más fuerza la proliferación de la enfermedad en esta zona del país ya de por sí, históricamente afectada por la malaria.  

“En Bilwi, hemos tomado 6,305 muestras de casos sospechosos de malaria y se captaron 266 casos confirmados”, informó el Minsa la tarde de este jueves, una semana después del paso del huracán Eta por el Caribe. 

MÁS NOTICIAS: Aumenta probabilidad de que se forme otro huracán en el Caribe

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la malaria es una enfermedad que se produce por un parásito. El parásito se transmite a los seres humanos a través de las picaduras de los mosquitos infectados. Aquellas personas que tienen malaria suelen sentirse muy enfermas, con fiebre alta y escalofríos. 

FALTAN MEDIDAS PREVENTIVAS

Ciro Ugarte, director del departamento de emergencias de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) señala que “esta circunstancia (el huracán) no mejora las condiciones sino más bien nos pone en alto riesgo y es por eso que toda la población tiene que estar alerta”.

El Observatorio Ciudadano ha advertido que, como consecuencia de las lluvias de Eta, se han incrementado “los riesgos para el desarrollo de enfermedades infecciosas como la covid-19, pero también otras infecciones virales respiratorias, como malaria, dengue y leptospirosis”, por lo que llamó a las autoridades a “garantizar las medidas necesarias para prevenir el contagio”. 

MÁS NOTICIAS: El Caribe clama por alimentos, agua y zinc

“Expresamos especialmente nuestra preocupación por la ausencia de medidas para prevenir el contagio de COVID-19, la ausencia y contaminación de las fuentes de agua, la poca información institucional, el bloqueo de la ayuda humanitaria y los daños que sufrieron las unidades de salud”, señala el Observatorio.

El Ministerio de Salud reportó daños en el Hospital Nuevo Amanecer de Bilwi-Puerto Cabezas, Policlínico Ernesto Hodgson, Hospital Primario de Prinzapolka, Casa Materna de Prinzapolka, Puestos de Salud de Halouver y Walpa Siksa; la demora en rehabilitar esta infraestructura puede
afectar gravemente la atención sanitaria por la emergencia climática, la pandemia del coronavirus y otras patologías.

OPS QUIERE AYUDAR, PERO EL RÉGIMEN NO SE LO PERMITE

Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Salud de la OPS, explica que el problema de la malaria ha sido persistente en Puerto Cabezas.  

La situación se complica debido a que por la pandemia del Covid-19 y ahora con la emergencia provocada por el huracán Eta, la atención a los pacientes se podría estar viendo afectada. 

“Nicaragua tiene un problema severo en malaria, en Puerto Cabezas, que es un problema viejo y que se exacerba con esta emergencia. Parece importante que Nicaragua tome nota de que podemos eliminar la malaria en Centroamérica y en Puerto Cabezas”, afirma Espinal.  

MÁS NOTICIAS: Eta destapó la inseguridad alimentaria en Caribe de Nicaragua, afirma experto

La OPS ha ofrecido a las autoridades su ayuda en varias ocasiones para atacar la malaria en Puerto Cabezas, pero el régimen se ha negado a darles entrada al país.  

Hasta mayo de este año, según la última actualización disponible en la página web del Minsa, en Nicaragua se habían detectado 13,960 casos de malaria.  

Durante el año 2017, la malaria fue la pandemia que caló más profundo en Nicaragua y fue la población indígena y afrodescendiente la que llevó la peor parte con esta enfermedad. Según los mapas de padecimiento del Ministerio de Salud, se encuentra entre las cinco epidemias que más impactan a la población nicaragüense, particularmente en el Caribe Norte.  

Compartir: