La salud de la periodista Verónica Chávez, codirectora de 100% Noticias, quien resultó herida en la cabeza durante el ataque de turbas orteguistas a opositores en Masaya este domingo, es “delicado”, reveló su esposo Miguel Mora.

Chávez fue ingresada a un hospital de Managua, luego de recibir una pedrada en la cabeza durante el ataque. Permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos y sobre su condición de salud Mora ha brindado breves informes en los que refiere que sufrió una fractura y sangrado interno. “Estoy a su lado. Solo pide oración”, dijo el periodista y exreo político cuyo canal de televisión desde diciembre de 2018 permanece confiscado por el régimen Ortega-Murillo, al igual que las instalaciones de Confidencial y Esta Semana, los medios de comunicación que dirige Carlos Fernando Chamorro.

El ataque ocurrió en la ciudad de Masaya, cuando finalizaba un evento político al que Verónica Chávez asistía junto a Miguel Mora. Luego de caer herida, Chávez fue movilizada al hospital local que también fue asediado por las turbas. Posteriormente pudo ser trasladada a Managua donde permanece atendida en un centro privado.

REPUDIO Y CONDENA

El opositor Félix Maradiaga también denunció que fueron agredidos a pedradas por paramilitares, resultando lesionado el vocero de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), Josué Garay.

“Condenamos la violencia que viene del régimen”, manifestó Madariaga. El político y otros testigos aseguraron que la agresión ocurrió frente a agentes de la Policía sin que estos intervinieran, ni tomaran acciones para detener a los atacantes.

La violenta acción registrada en Masaya se suman a una jornada de asedio y persecución contra opositores y periodistas que daban cobertura a eventos de interés durante el fin de semana en León y Matagalpa, y que son considerados como parte de una escalada represiva contra la oposición que hace esfuerzos para unir fuerzas de cara a los comicios 2021.

La jornada represiva fue condenada por diversos sectores sociales en Nicaragua, así como por organismos de derechos humanos que responsabilizan al régimen y critican la pasividad policial en estos hechos.

El Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) , calificó la agresión contra Chávez como acto como “criminal” y denunció el acoso y agresión de simpatizantes del gobierno.

“Condenamos el acto criminal de paramilitares contra la periodista Verónica Chávez con la plena complacencia de la Policía. Denunciamos el acoso y agresión contra opositores que ejercen en forma cívica sus derechos constitucionales. Debe cesar todo tipo de represión y agresión”, expresó el Cosep a través de un tuit.

Por su parte el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, también se sumó a los voces de denuncia de grave agresión contra opositores y periodistas y exigió “respeto e integridad personal” contra los opositores.

El organismo defensor al que Ortega mandó retirar su personaría jurídica, demandó el cese de la represión, y aseguró que documentará esta escalada represiva para poner en conocimiento a los más altos órganos internacionales.

Compartir: