La ginecóloga Isabel Selva laboró 35 años para el sistema público de salud, pese a eso, el Minsa decidió despedirla.

ESTELÍ — El Ministerio de Salud (Minsa) ha despedido este miércoles a la doctora Isabel Selva, tras 35 años laborando en el sistema de salud público de Nicaragua. Selva recibió una carta al término de su jornada de consultas en el centro sanitario del municipio de Condega, Estelí.

La ginecóloga, que se desempeñaba como experta en ultrasonido obstétrico, calificó de absurda la decisión del régimen de Daniel Ortega de estar despidiendo médicos de los hospitales públicos en tiempo de pandemia.

La doctora Selva aseguró que la revolución por la que luchó su familia en 1979 fue traicionada. El régimen no aceptó críticas de la galena que pedía responsabilidad ante la ola de contagios.

LEA MÁS: Dictadura amenaza con llevar a la cárcel a médicos

Selva pertenece a una familia de gran trayectoria sandinista y de hecho el centro de salud del barrio El Calvario, en la ciudad de Estelí, lleva el nombre de su padre Eduardo Selva, un médico que, junto al doctor Alejandro Dávila Bolaños, fue asesinado por la guardia somocista después de que estuvieran atendiendo a guerrilleros sandinistas y a la población en general en el viejo hospital de la ciudad en 1979. 

La ginecóloga también laboraba el centro de salud Leonel Rugama de Estelí, en donde se incluyó en un extenso mural que  rinde homenaje a los trabajadores de batas blancas.

TRES MÉDICOS DESPEDIDOS

En Estelí, suman ya tres médicos despedidos del sistema de salud público, en los últimos días del sistema público de salud, entre los que se encuentra Yamileth  Sánchez jefa del área de Ginecología del hospital Pedro Altamirano de La Trinidad.

A nivel nacional, se estima que unos 13 médicos especialistas incluyendo infectólogos, internistas, oncólogos, ginecólogas, neumólogas de una larga trayectoria en los hospitales públicos, han sido despedidos porque han expresado críticas al manejo de la pandemia que hace la dictadura de Ortega — Murillo.

En Estelí, los médicos han advertido que el departamento está siendo epicentro de las afectaciones del Covid-19. Los testimonios de trabajadores de la salud apuntan a que cada día hay muertes sospechosas de coronavirus, además que el hospital San Juan de Dios se encuentra al borde del colapso.

LE INTERESA: Senado de Estados Unidos pide a Trump que presione más a Ortega

“Los contagios continúan aceleradamente, y sólo contamos con los 8 respiradores artificiales”, dicen.

El régimen expone a los ciudadanos al contagio al organizar actividades masivas, como la feria gastronómica que convocó este miércoles frente a la clínica médica previsional San Juan de Dios, donde están llegando pacientes con síntomas del Covid- 19.

Compartir: