Minsa ordena C$206 millones en compras de última hora para enfrentar la pandemia

El régimen de Daniel Ortega responde tarde a la pandemia cuando los casos de coronavirus y contagios de médicos se elevan. Los datos obtenidos por Despacho 505 demuestran que hasta ahora el Minsa empezará a dotar de insumos a los centros médicos.

Por Edith Pineda | 15-03-202

El Ministerio de Salud (Minsa) esperó hasta el 30 de abril, 43 días después de reportar el primer caso de coronavirus en Nicaragua, para comenzar a aprovisionarse de medicamentos, insumos médicos, equipos y material de reposición básico para enfrentar la pandemia.

Entre el 30 de abril y el 5 mayo, la autoridad de Salud destinó 206.2 millones de córdobas, equivalentes a poco más de US$6 millones, para suplir las unidades médicas del país donde se atienden a casos de Covid-19, más de la mitad provenientes de los recursos del Tesoro, revela la modificación al Plan Anual de Compra (PAC) del Ministerio de Salud (Minsa), disponible en el Sistema de Administración de Contrataciones del Sector Público (Siscae).

Entre sus compras de última hora incluye implementos de protección para el personal que mantiene en la primera línea de lucha contra el nuevo virus y que, por tanto, es el que corre mayor riesgo de contagio, según una minuciosa revisión de las compras de esa institución realizada por Despacho 505.


Si sos personal médico y querés contar cuál es la situación que vive el hospital donde trabajás, escribí aquí o aquí y un periodista de Despacho 505 te contactará. Tus datos serán confidenciales y resguardaremos tu identidad.


El monto total (C$206,207,905.51) está repartido en tres órdenes. La de mayor monto es por 129.6 millones de córdobas en equipos médicos que se asignarán a las salas de Covid-19 habilitadas en hospitales.

La orden de Contratación de Bienes y Servicios (CBS) número 4110 fue publicada en el plan de adquisiciones del Estado el 5 de mayo, donde también se especifica que la fuente de financiamiento es el gobierno de Nicaragua, y que el proceso de adjudicación se haría a través de contratación simplificada, de acuerdo con el Sistema Integrado de Gestión Administrativa Financiera (SIGAF) 2020-014001-000326.

 

EXMINISTRA DE SALUD: COMPRA REVELA QUE NO ESTABAN PREPARADOS

El Minsa y el mismo Daniel Ortega habían asegurado desde antes de que se diagnosticara el primer caso de Covid-19, que el sistema público de salud contaba con insumos, equipos, personal, capacidad diagnóstica e infraestructura hospitalaria para enfrentar la pandemia.

No obstante, la exministra de Salud Dora María Téllez considera que la respuesta del régimen de Daniel Ortega es tardía e insuficiente. Al día de hoy, casi todos los hospitales del país tienen en sus salas a pacientes contagiados de coronavirus.

“Seis millones de dólares no es una gran compra, pero nos indica que no estaban preparados, a pesar de que la OMS declaró la pandemia en marzo. Hay un tiempo valioso que se ha perdido, a pesar que desde enero había una alerta mundial sobre el avance del coronavirus. Estamos viendo que el régimen hizo unos cálculos muy alegres de la pandemia y no se preparó del todo y ahora está corriendo”, valoró.

La estrategia de Nicaragua para enfrentar el Covid-19 ha sido objeto de múltiples cuestionamientos desde que se declaró la alerta global y la organización Mundial de la Salud (OMS) llamó a todos los gobiernos a extremar medidas para frenar la propagación del nuevo virus.

A la fecha, Nicaragua es el único país cuyas autoridades se niegan a declarar estado de emergencia y ordenar distanciamiento social. La campaña “#QuedateEnCasa” ha sido calificada por Ortega como un “discursito” de sus opositores para desestabilizar el país.

La dictadura ha obligado a estudiantes, trabajadores y ciudadanía en general a una normalidad “casi criminal”, según han alertado especialistas independientes.

Ortega a través del Minsa y sus operadores políticos sostiene que ejecutan un plan eficaz para controlar el virus, lo cual sustenta con un reporte oficial en el que se reflejan cifras mínimas de contagios y muertes, pero que chocan con la ciencia y, sobre todo, con decenas de denuncias de casos no reportados, entierros exprés de pacientes con síntomas presuntivos de Covid-19 y caos en los hospitales.

De acuerdo con el plan del Minsa, en Nicaragua hay 19 hospitales a nivel nacional para atender el coronavirus. Estas unidades que tampoco han sido claramente identificadas “cuentan con un área exclusiva para la atención especializada”, aseguró el doctor Carlos Sáenz, secretario general de esa cartera.

Así mismo, el régimen de Daniel Ortega difundió que el sistema de salud pública dispone de 36,649 trabajadores de la salud, 11,732 camas de hospitalización, 562 de plazas en las Unidades de Cuidados Intensivos, 449 ventiladores, 954 monitores de signos vitales y 574 succionadores.

Sin embargo, en el trámite urgente realizado mediante una modificación al Plan Anual de Compras del Minsa se evidencia la necesidad de reforzar la capacidad diagnóstica, en concreto, solicitan “equipos de laboratorio y científicos” para la atención del Covid-19. Sobre esto el Minsa no informa.

 

El personal de salud ha denunciado que no cuenta con los equipos necesarios para combatir la pandemia. Óscar Navarrete / Despacho 505

PANDEMIA REVELA INCAPACIDAD DEL RÉGIMEN

Téllez lamenta que el Minsa haya decidido hacer compras hasta que los médicos y enfermeros del país han sido contagiados y en un mes en el que la oferta de los equipos que pretende adquirir es reducida, debido a que los demás países de la región buscan los mismos insumos. 

La funcionaria de Salud en la década de los 80, no cree que esta compra tardía se deba a falta de dinero porque las instituciones en plena pandemia destinaron fondos para la organización de actividades culturales, deportivas y religiosas. “Dinero hay más que suficiente. Es falta de previsión y capacidades, este régimen no tiene capacidad para Gobernar, no pudo hacer los cálculos de lo que pudo pasar en el país”, asevera.

En la lista de compras, rastreadas por Despacho 505, no se incluye la adquisición de respiradores artificiales, que, a criterio, de médicos independientes, se necesitarán para salvar vidas en las próximas semanas, cuando se espera que Nicaragua entre a la peor fase de la pandemia. 

“La cantidad de respiradores se debieron duplicar, los equipos deberían estar en manos del personal de salud ya, Deberíamos tener hospitales de campaña, estamos en una etapa que se deben montar y no vemos movilizaciones de esa naturaleza. Aquí lo veo es improvisación que está causando una alta mortalidad”, cuestiona Téllez.

COMPRA EXPRÉS DE EQUIPOS DE PROTECCIÓN

Entre las compras de última hora del Ministerio de Salud (Minsa) aparecen equipos de protección para el personal médico. En un plazo de 72 horas que finaliza a las 2 de la tarde de este viernes 15 de mayo, el Ministerio de Salud abrió a licitación el suministro de 451,400 unidades de materiales desechables exclusivos para la protección del personal de salud asignado a las unidades de Covid-19 habilitadas a nivel nacional.

Para esta licitación destinó 42.4 millones de córdobas. Es la primera compra de grandes proporciones que realiza la autoridad de Salud de Nicaragua para la protección mínima al personal sanitario, tomando en cuenta que se encuentra en exposición directa con el Sars-Cov-2.

La lista de insumos de reposición periódica que demanda el Minsa incluye 200,000 mascarillas, la mitad con la certificación N95, el cubrebocas considerado el más eficaz frente al virus y que, en el contexto de la pandemia, se ha sugerido que sea reservado para los profesionales de la salud que están expuestos a pacientes infectados. La numeración N95 es una garantía de que el respirador es capaz de filtrar al menos un 95% de las partículas iguales o superiores a 0,3 micras, una unidad de medida poco común porque se emplea para materias tan, tan pequeñas como el polvo, aire, polen, bacterias, esporas, entre otros.  

No obstante, las mascarillas N95 son las más escasas en la actualidad debido a la alta demanda mundial.

DETALLES DE LA COMPRA DE INSUMOS DE PROTECCIÓN

Mediante la contratación simplificada No. CS11-04-2020 la División de Adquisiciones del Minsa abrió el marte 12 de mayo la licitación pública para la “Compra de materiales de reposición periódica para abastecimiento de las Unidades de Salud Covid-19”.

En el documento se detalla que se requiere del suministro urgente de los implementos de protección sanitaria, los mismos que hasta hace unas semanas eran prohibidos al personal de hospitales y centros de salud con el argumento de “no alarmar a la población”.

La compra exprés del Minsa especifica que obedece a una respuesta ante el Covid-19 y, por tanto, representa una de las reacciones institucionales que revelan un cambio de política en el manejo de la pandemia, así como una admisión de que el virus se propaga en el país, aunque oficialmente no se quiera admitir.

El Minsa especifica que los C$42,403,007.51 para realizar está compra saldrán de las arcas del Tesoro.

Además exige que los materiales sean entregados al día siguiente de la firma del contrato en las bodegas de Almacentro, ubicadas en el kilómetro 6 ½  Carretera Norte, en Managua.

 En detalle, el Minsa solicita los siguientes insumos desechables: 100,000 mascarillas higiénicas, 100,000 mascarillas con el sello N95, 50,000 batas, 100,000 cubre zapatos, 100,000 gorros, 750 protectores faciales, 250 lentes de protección de policarbonato incoloro tamaño estándar, 400 sistemas de succión cerrado para aspiración traqueal FR.14

Los hospitales de Nicaragua están al borde del colapso por la emergencia. Oscar Navarrete / Despacho 505

EL MILLÓN DONADO POR TAIWÁN

El Minsa también ordenó la compra de insumos médicos para abastecimiento de las unidades de salud Covid-19 en todo el país por un monto de 34 millones 170 mil 400 córdobas (equivalente a US$1 millón),  y que corresponde a los fondos donados por el gobierno de Taiwán.

La solicitud de modificación del Plan Anual de Compras (PAC) fue presentada por el Minsa el pasado 30 de abril, a través del Sistema de Administración de Contrataciones del Sector Público (Siscae). Fue la primera de las tres grandes compras que el Minsa ha solicitado para atender la pandemia.

Los fondos donados por Taiwán fueron orientados para la compra de medicamentos dirigidos a la atención de pacientes con Covid-19, en todas las unidades médicas del país y también se tramitó por medio de contratación simplificada.

En los documentos disponibles en el Sistema de Administración de Contrataciones del Sector Público (Siscae) no se detalla el listado de fármacos con los que el sistema de salud está tratando a los pacientes de Covid-19.

Sobre el esquema de tratamiento, la institución de Salud solo ha informado de la adquisición de un lote de Interferón Alfa B, un retroviral empleado en Cuba para la atención de pacientes con Covid-19, pero que según estudios científicos no es eficaz contra la enfermedad. No es cura, ni vacuna.

El epidemiólogo Álvaro Ramírez, exdirector nacional del Departamento de Vigilancia Epidemiológica de Nicaragua, opina que esta compra del Minsa es una respuesta obligada ante el fracaso en la búsqueda de fondos de organismos internacionales.

“Eso paleará un poco la pandemia porque los casos están creciendo exponencialmente, esto está empezando. Y lo más importante que el Gobierno debe hacer es parar todas las actividades de aglomeración y llamar a la gente a quedarse en casa, junto con las medidas de prevención”, señala el especialista que radica en Irlanda, pero sigue de cerca el avance la pandemia en Nicaragua.

“Si no se hace eso urgentemente se presionará más al sistema de salud”, advierte. 

Para este reporte colaboró José Denis Cruz. Apoyanos a seguir haciendo periodismo. Con tu donativo contribuís a que sigamos contando historias de calidad.