El Ministerio de Salud de Nicaragua se refirió este jueves por primera vez al plan de vacunación contra el coronavirus. Sin brindar detalles, la doctora Carolina Dávila, ministra asesora del presidente para asuntos de Salud, confirmó que la jornada de inmunización arrancará en 2021 y será dirigida a cubrir a los grupos de población de mayor riesgo.

Sin precisar fecha ni detalles sobre el plan de vacunación en el país, la funcionaria aseguró que la institución ya se está preparando, y que en la fase inicial la vacuna será administrada a “las poblaciones priorizadas, aquellos grupos que tengan mayores riesgos”.

A mediados del mes de diciembre de 2020, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) reveló que estaba prestando asistencia a Nicaragua para la elaboración del plan de inmunización contra el coronavirus, de tal forma que estuviera preparado para la llegada de las primeras dosis a la región. Ciro Ugarte, director de Emergencias de Salud de la OPS, informó que un punto necesario en ese plan era definir los grupos prioritarios, ya que la disponibilidad de la vacuna en la fase inicial sería “en cantidades limitadas”.

La declaración brindada por Dávila confirma lo dicho por la OPS y también refuerza la proyección de la Unidad de Inteligencia The Economist (EIU) sobre la llegada lenta de la vacuna a países pobres como Nicaragua.

PAÍSES POBRES DEBERÁN ESPERAR

EIU dijo que que aunque las primeras vacunas lleguen a lo largo de este año que inicia, la vacunación masiva contra el Covid-19 ocurriría en Nicaragua hasta 2023, porque los países ricos han cerrado millonarios contratos para asegurarse las dosis necesarias este 2021. “El acceso a la vacuna será difícil inicialmente, ya que todos los países desarrollados se apresuran a adquirir cantidades suficientes y los países más pobres luchan por asegurar la financiación. Como resultado, el despliegue en países de ingresos medios y emergentes llevará mucho más tiempo; no esperamos que tenga lugar antes de 2022. El panorama parece aún más sombrío para los países de bajos ingresos; no esperamos que la mayoría de estos estados tengan un amplio acceso a una vacuna antes de 2022-23”, explica EIU.

Hasta ahora el régimen de Daniel Ortega no ha brindado información sobre posibles acuerdos para la adquisición de vacunas.

La OPS también reiteró en diciembre pasado que garantizaría la vacuna para el 20% de la población nicaragüense a través del Mecanismo COVAX.

La OPS ha cerrado acuerdos con dos fabricantes de vacunas contra Covid-19 y negocia otros dos. “Se va alcanzar un gran éxito”, dijo Jarbas Barbosa, subdirector de la organización. “La expectativa que tenemos es que para marzo vamos a tener la vacuna llegando a los países”, explicó, pero de inmediato destacó que la inmunización no será una solución mágica sino que deberá complementarse con medidas no farmacéuticas para controlar el virus.

Compartir: