Víctima del Covid-19, murió en Tola un hombre que en los años 70 mantuvo una estrecha relación con el padre Gaspar García Laviana.

Un ebanista que en los años 70 acogió en su hogar al padre Gaspar García Laviana, protegerlo de la Guardia somocista, es una de las más recientes víctimas de coronavirus en el departamento de Rivas.  

Se trata de Leónidas Grijalva Zapata, de 73 años, un ebanista muy reconocido en el municipio de Tola, y quien entre sus bienes más preciados guardaba un trozo de la hamaca donde solía reposar el sacerdote español que llegó a Nicaragua en el año 1969 para trabajar como misionero en San Juan del Sur y Tola, y que se identificó con la lucha contra la dictadura somocista.

Su hija Ángela María Zapata confirmó su fallecimiento por Covid-19. Contó que comenzó a sentirse mal el pasado 21 de junio. Primero presentó fiebre y tos, y luego apareció el cansancio que con el paso de los días se fue agudizando.

OTRAS NOTICIAS: Santo Domingo también se queda en casa por el Covid-19, cardenal Brenes cancela procesiones y orienta celebración virtual

Según Zapata, su padre “nunca aceptó ir al hospital, porque decía que no quería morir solo”.

NO LOGRÓ CURARSE EN CASA

Cuando Leonidas comenzó a presentar dificultar para respirar, aun estando acostado, la familia decidió dotarlo de un tanque de oxígeno. También buscaron asistencia médica, para que recibiera seguimiento desde casa.Le administraron tratamiento indicado para el Covid-19, “pero pese al esfuerzo falleció. Fue un episodio muy triste para nosotros y algo que jamás esperábamos”, dice con pesar Zapata, de 42 años, porque está convencida que su padre hubiera superado la enfermedad de haber aceptado ser hospitalizado.  

“Gracias a su fortaleza soportó por varios días la agresividad del virus, porque falleció el pasado jueves (9 de julio) a las 2:05 de la tarde y posteriormente realizamos su funeral en el cementerio de la comunidad de San Ignacio”, detalló Zapata. 

SIEMPRE RECORDÓ AL PADRE GASPAR 

Léónidas Grijala Zapata habitaba en la lejana comunidad El Astillero del municipio de Tola. Ángela dice que era un hombre muy reconocido en toda la localidad y que era común que en sus pláticas narrara anécdotas de lo que vivió cuando brindaba alojamiento al padre Gaspar García Laviana. 

“Él y mi mamá (q.e.p.d.), recordaban esos momentos cuando el padre Gaspar llegaba en la clandestinidad a visitarlos y ellos lo alojaban en nuestra casa ubicada en el Barrio Nuevo. A la fecha conservamos un trozo de hamaca donde dormía el padre, que según me contaron mis padres hasta me chineó cuando era una bebé”, contó. 

MÁS NOTICIAS: Normalizar la pandemia puede ser letal, alertan expertos

En la zona, Leónidas Griijalva Zapata es recordado como un ebanista y un hombre al que le fascinaba el béisbol, estar cerca del mar y en las jugadas de gallos. 

Compartir: