La enérgica protesta de Colombia por la decisión de Nicaragua de crear mediante ley una reserva de biosfera en una extensa zona del mar Caribe, que declara forma parte de la frontera marítima nacional, el embajador de ese país en Managua, Alfredo Rangel Suárez, lo resumió así: “Es como si el vecino de la casa viniera y dijera de un momento a otro, de manera inopinada: ‘la mitad del patio de su casa es mío'”.

Rangel, en entrevista a Blu Radio de Colombia, defendió la reacción de Bogotá ante lo que considera una decisión unilateral y poco amistosa de parte de la administración de Daniel Ortega, ya que la nueva reserva corresponde al área en el Caribe que ha sido objeto de disputa entre ambas naciones. Nicaragua obtuvo un fallo a favor sobre el dominio de ese territorio en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, pero pese a esto Colombia sostiene que el límite es algo que debe establecerse mediante acuerdo bilateral.

Nicaragua y Colombia mantuvieron durante más de 10 años un litigio ante la Corte Internacional de Justicia por la delimitación marítima entre ambos países. El 19 de noviembre de 2012 la Corte emitió un fallo que agrandó el espacio marítimo nicaragüense y ratificó la soberanía colombiana sobre las islas y cayos del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

Así quedó la delimitación marítima entre Colombia y Nicaragua tras el fallo de la CIJ en 2012.

En la misma resolución la Corte indicó que corresponden a Nicaragua extensas zonas de las aguas que rodean a los cayos de Quitasueño y Serrana.

COLOMBIA RECLAMA MAR

Sin embargo, el embajador colombiano expuso que la declaratoria hecha por Nicaragua en la zona es “unilateral” que afecta el territorio colombiano. “El gobierno de Nicaragua ha decidido declarar una reserva natural nicaragüense, una zona que Colombia hace once años la había declarado como tal y la Unesco, había avalado esa declaración de Colombia”, cuestionó.

En su nota de protesta, Colombia acusa a Nicaragua de incluir y calificar en su declaratoria “porciones del mar Caribe como si fueran parte de su territorio”.

Rangel interpreta la acción como parte de una estrategia de Ortega de cara a las audiencias programadas para este ante La Haya sobre este mismo litigio. “Seguramente es un cálculo que hace el gobierno del presidente Daniel Ortega de que a través de esas acciones unilaterales y de hecho, estarían presionando a la Corte para que falle estos nuevos pleitos a favor de sus intereses”, dijo al medio colombiano.

Asimismo, manifestó que en tanto no se alcancen acuerdos binacionales sobre esa zona: “los limites existentes son los que son… ese mar es de Colombia”.

Hasta el momento Nicaragua no ha reaccionado a la queja de Colombia expresada a través de su Ministerio de Relaciones Exteriores.

El representante del gobierno de Colombia en Nicaragua, enfatizó que es “un exceso de Nicaragua y un procedimiento absolutamente inamistoso y hostil llamar el caribe nicaragüense a lo que es el caribe colombiano”.

Foto: El Nuevo Diario

Compartir: