Daniel Ortega insinuó que Estados Unidos pretende “meter gente sin condiciones” a Nicaragua, cuando ellos mismos “inventaron esas medidas”.

Daniel Ortega admitió este jueves que el cierre tardío de fronteras, puertos y aeropuerto propició el brote de coronavirus en Nicaragua y, finalmente, confirmó que orientó paralizar el tránsito aéreo.

Así mismo, reveló que en los últimos días Nicaragua ha participado en reuniones en las que se discuten las condiciones bajo las cuales se reabrirá el servicio de transporte aéreo de pasajeros y hasta sugirió que algunos países pretenden que el país flexibilice sus normas.

LE INTERESA: Ortega se escuda en la pandemia del Covid-19 para pedir suspensión de sanciones

A cerca de esas negociaciones, el dictador adelantó que Nicaragua está exigiendo que todos los usuarios del transporte internacional que ingresen al país presenten la prueba de Covid-19.

Además, dijo que los viajeros tendrían que aceptar que “aquí les demos otra chequiadita”, porque “se habla que salen fallados los exámenes, dan el diagnóstico equivocado”.

NOS QUIEREN METER GENTE SIN CONDICIONES

El líder sandinista aseguró que en las reuniones con organismos mundiales en las que ha participado para acordar la reapertura del tránsito aéreo hay algunos países “nos quieren meter a la gente sin esas condiciones, ya sabemos qué país es (Estados Unidos). Ahí les estamos mandando una nota: ‘(pueden venir) pero cumpliendo con estos requisitos, cumpliendo con las normas'”, declaró desde su residencia en El Carmen.

REPORTAJE: Murillo disfraza hambre y desempleo en Nicaragua como emprendimientos

Con Rosario Murillo al lado, auxiliándolo en sus lapsus, y rodeado por su gabinete Daniel Ortega aseguró que su posición está enfocada en exigir normas que otros países han impuesto.

“No las estamos inventando nosotros… Tenemos derecho también para defender a nuestra población, aplicarlas también”, agregó obviando que Nicaragua ha sido el último país de América Latina en restringir el acceso desde el extranjero.

AVIÓN CON NICARAGÜENSES SIN CHEQUEO

Durante discurso Daniel Ortega acusó a Estados Unidos de deportar a setenta nicaragüenses que se encontraban en centros de detención de ese país cuando “ya estaba la peste” refiriéndose a la declaratoria de pandemia global por coronavirus.

El dictador refirió que habían exigido a las autoridades estadounidenses que practicaran pruebas de Covid-19 a los nacionales que repatriarían “y no lo hicieron”, aseguró.

LEA: Negar el derecho a 252 nicaragüenses de ingresar a su país “es un crimen más del régimen, denuncia el Cenidh

No obstante, Ortega omitió referirse al caso de los nicaragüenses que desde Panamá, El Salvador, Islas Caimán y Honduras han solicitado el retorno a su país, aún cuando las Naciones Unidas han recomendado a los gobiernos garantizar ese derechos humano, aunque estén vigentes restricciones migratorias.

Compartir: