El independiente Observatorio Ciudadano Covid-19 informó este viernes que 2,780 personas han fallecido en Nicaragua con síntomas de coronavirus o por neumonía, incluidos 12 en la última semana.

El observatorio, una red de médicos y voluntarios de toda Nicaragua, también reportó 10,733 casos sospechosos de la enfermedad hasta el pasado 14 de octubre, superior a los registros brindados por el Ministerio de Salud.

Hasta el martes pasado, las autoridades de Salud reportaban 5,353 casos confirmados y 154 fallecidos. El Gobierno que preside el sandinista Daniel Ortega no ha precisado el número de pruebas que ha realizado y se ha limitado a informar del número de casos confirmados, las muertes y recuperados.

VIRUS CIRCULA “AMPLIAMENTE”

Asimismo, el observatorio destacó que en la última semana no se reportaron nuevos casos ni nuevas muertes sospechosas entre personal de salud.

LEA MÁS: Ortega guarda silencio sobre sanciones, la advertencias de la UE y la “Ley Putin”

Al 14 de octubre se reportan 814 casos sospechosos y 108 muertes sospechosas de la Covid-19 de trabajadores de la salud: 49 médicos, 24 personal de enfermería, 14 personal administrativo, 8 personal de laboratorio, 3 visitadores médicos, 3 odontólogos y 7 categorizados como “otros”, detalló.

Ese observatorio advirtió que “el virus sigue circulando ampliamente en todo el territorio nacional, contrario a la percepción equivocada de que se acabó la pandemia”. “Las hospitalizaciones siguen dándose día a día, también las muertes”, alertó.

Recordó que cerca de la mitad de las personas que se infectan no tienen síntomas, “pero pueden llevar esa infección a otras personas que pueden a su vez ser vulnerables a desarrollar formas graves de la enfermedad”.

“Son estas últimas las que están llegando a los hospitales, y en algunos casos con resultados fatales. Detener la circulación del virus es responsabilidad de cada uno, cada una de nosotros”, instó.

LE INTERESA: Presidente del BCN asegura que la actividad económica está en recuperación

El Ejecutivo ha sido criticado desde diversos sectores por promover eventos masivos y aglomeraciones a contracorriente de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), y por no haber suspendido las clases presenciales en medio de la pandemia y apenas establecer restricciones.

El presidente Daniel Ortega se ha declarado en contra de la campaña “Quédate en casa” porque, a su juicio, destruiría la economía local, que se ha contraído los dos últimos años y que es mayoritariamente informal.

Compartir:

¿Qué te pareció esta noticia?