La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que el antiviral Remdesivir no es beneficioso y no debería ser usado en el tratamiento de pacientes hospitalizados con COVID-19.

Un panel internacional de expertos de la OMS, que revisó los resultados de pruebas clínicas, ha concluido que actualmente no hay evidencia alguna de que Remdesivir aumente la sobrevivencia de pacientes del coronavirus, sin importar cuán severo sea el caso.

Janet Díaz, jefa de Cuidados Clínicos en la OMS, dijo que el panel recomienda condicionalmente en contra del uso de Remdesivir en pacientes hospitalizados, independientemente de la severidad de su caso. El panel concluyó que la evidencia muestra que la droga posiblemente no tiene ninguna incidencia en cuanto a la mortalidad de los pacientes.

MÁS NOTICIAS: Pfizer pide autorización para suministrar con urgencia su vacuna contra el coronavirus

“Ahora, esto no demuestra que Remdesivir no tenga ningún beneficio. Por eso la recomendación es condicionada. Puede aún haber un potencial de pequeños beneficios quizás en un subgrupo médico, que es por lo cual el panel recomendó que se hagan más pruebas clínicas”, dijo Díaz.

Ella sugirió que quizás sea mejor enfocarse en los subgrupos, como pacientes severos versus pacientes críticos de futuras pruebas médicas.

AUN NO HAY CERTEZA SOBRE EL IMPACTO DEL FÁRMACO

La recomendación del panel de la OMS se basa en nuevas evidencias, tras comparar los efectos de varios tratamientos para el COVID-19. Incluyen información de cuatro pruebas internacionales que involucraron a más de 7.000 pacientes hospitalizados.

Bram Rochwerg, un médico de cuidados intensivos en Hamilton, Canadá, y codirector del panel de la OMS, dijo que aún hay incertidumbre sobre el impacto de Remdesivir en la mortalidad y supervivencia de los pacientes.

MÁS NOTICIAS: Piden hacer pruebas masivas de Covid-19 en el Caribe de Nicaragua impactado por huracanes Eta e Iota

“No estamos diciendo que hay evidencias de que Remdesivir no funciona, pero no hay buenas pruebas de que sí lo haga. Y no hay buenas evidencias de que un posible daño pueda descartarse. Entonces, fueron estas consideraciones que el panel revisó y sintieron que la mayoría de la gente no aceptaría una nueva terapia cuando el beneficio no está ahí y si existe la posibilidad de empeorar los resultados y… conducir a aumentar las muertes”, dijo Rockwerg.

Al mismo tiempo, el panel de la OMS señaló que existen tratamientos alternos y son baratos y ampliamente disponibles, como el corticosteroide dexametasona, que ha demostrado reducir la muerte entre pacientes graves de COVID-19.

Compartir: