En medio de la alerta sobre una nueva ola de contagios y muertes por coronavirus, la fecha de llegada de las vacunas a Nicaragua sigue siendo una de principales interrogantes entre la población. Este miércoles la Organización Panamericana de la Salud (OPS) las aseguró para el mes de marzo, antes solo sería posible si el país paga por ellas. Aclaró: serán dosis en cantidades mínimas, para las poblaciones vulnerables y su administración no debería provocar el relajamiento de las medidas preventivas.

LEA: Hospitales extreman medidas ante “incremento progresivo” de casos de Covid-19

Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS, comentó que conocen sobre la posibilidad de que Nicaragua negocie la compra de la vacuna contra el Covid-19 desarrollada por Rusia, la Sputnik V y aclaró: “eso es una decisión de cada país, seguro que la autoridad regulatoria de Nicaragua va hacer la evaluación de la seguridad, de la eficacia de la vacuna”.

En lo que compete a la OPS, reafirmó que el primer lote de vacunas está previsto a ser distribuido a los países beneficiarios de Covax en el mes de marzo. Son diez los países pobres que recibirán de manera gratuita la vacuna a través de dicho mecanismo, que es una iniciativa global apoyada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que vela por el acceso equitativo, igualitario y eficiente de la vacuna.

“Por parte de Covax, Nicaragua está, como todos los otros países, en ese cronograma para entrar ya en marzo; y esa es la diferencia de Covax, para que todos los países puedan tener acceso cuando la vacuna esté disponible, no va ha haber una preferencia por uno u otro país, todos van a recibir la cantidad de vacuna que se tenga, de manera equitativa”, explicó.

De forma oficial, el Ministerio de Salud no ha presentado un plan de inmunización frente al Covid-19 ni revelado negociaciones de compra de alguna de fórmula contra el virus. La semana pasada la doctora Carolina Dávila, ministra asesora del presidente para asuntos de Salud, aseguró que la jornada arrancaría en 2021, no especificó la fuente de financiamiento de las vacunas.

Algo positivo, es que, según la OPS, Nicaragua muestra avances importantes en aspectos operativos: “hemos estado en contacto muy estrecho con el Gobierno de Nicaragua, en aspectos operacionales ha avanzado”, declaró el doctor Ciro Ugarte, director de Emergencias de Salud del organismo, al destacar que el país cuenta con un robusto programa de inmunizaciones.

NO POLITIZAR VACUNAS

La OPS, en la primera comparecencia ante medios de comunicación de 2021 realizada de manera virtual, hizo énfasis en que el inicio de la vacunación contra el Covid-19 no debe ser interpretado como una señal de que el riesgo ha pasado y es posible relajar las medidas.

La doctora Carissa Etienne, directora de la organización, insistió en que el avance de la inmunización es mínimo y, por tanto, no incide en el ritmo de contagios. Insistió en mantener las medidas preventivas. “Si nos relajamos, no se equivoquen, 2021 podría ser incluso mucho peor de lo que fue el 2020”, advirtió.

Si bien reconoció que el inicio de la vacunación es positiva de cara al control de la pandemia, insistió en que mientras la disponibilidad de dosis sea limitada no se puede depender solo de la vacunación para aplanar la curva. Y mencionó entre las algunas prioridades, comenzando por garantizar el acceso equitativo a herramientas para prevenir y tratar el Covid, que los sanitarios dispongan de todos los recursos necesarios para ejercer su labor.

Además, dijo que se requiere no solo la llegada de las vacunas si no que “las dosis se administren de manera equitativa y rápida en cada uno de los países, independientemente del nivel de ingresos”.

Finalmente, hizo un llamado directo a los gobiernos a no politizar las vacunas ni las medidas de control. “Esta pandemia nos ha enseñado una y otra vez que el liderazgo determina la eficacia de la respuesta de un país… Que los líderes actúen de manera transparente, de manera que el público entienda las decisiones y también los datos científicos que subyacen a esas decisiones

“Politizar las vacunas y otras medidas de control no solo no ayuda, si no que podría también exacerbar el virus y también cobrar más vidas”, advirtió.

Finalmente, dijo que es tarea de los líderes “equilibrar la urgencia con la buena planificación: no tenemos demasiado tiempo para perder, pero no podemos derrotar esta pandemia sin planes contundentes de vacunas”, remarcó.

Compartir: