En un informe a la OMS, el régimen de Daniel Ortega reportó que se preparó para enfrentar la pandemia, pero la misma OPS señaló manejo inadecuado de la situación en Nicaragua, y el gremio médico continúa exigiendo medidas efectivas.

Nicaragua presentó este jueves un informe ante la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el que sostuvo que se preparó para la pandemia de Covid-19 desde enero pasado, contrario a lo que señalan los médicos, quienes aún exigen medidas de prevención a Daniel Ortega.

“Nos hemos preparado desde enero de 2020, que se empezó a hablar de esta emergencia mundial en salud, y las acciones que hemos tomado para prevenir, atender, y controlar el Covid-19, basadas todas estas acciones en nuestro modelo familiar comunitario”, dijo Rosario Murillo, a medios oficiales.

Murillo, esposa de Ortega, aseguró que Nicaragua fue uno de tres países que presentaron sus informes ante la OMS.

Horas antes, las asociaciones médicas emitieron un comunicado en el que insistieron en que la administración de Daniel Ortega “sigue sin promover las mínimas medidas de prevención”, y recordaron la responsabilidad de sus autoridades al respecto.

“Al Gobierno de Nicaragua le recordamos que las autoridades de Salud deben velar por la integridad física y emocional de su personal sanitario, y por la salud del pueblo, al cual se deben, según la Constitución Política, en su artículo 59”, destacó el gremio médico.

SEGÚN MURILLO EL SISTEMA DE SALUD ESTÁ FORTALECIDO

Murillo afirmó que con su gestión se “ha fortalecido ese sistema de salud, que es un derecho humano esencial, un bien esencial, un deber, una responsabilidad de los Estados, garantizar la atención en salud”.

Murillo no se refirió a la solicitud pública de los médicos, de atender a unos 500 nicaragüenses varados en condiciones precarias del otro lado de la frontera con Costa Rica, a quienes las autoridades no les permiten ingresar si no demuestran que están libes de coronavirus.

“Instamos a las autoridades a que dispongan de una brigada médica del Ministerio de Salud que se movilice de inmediato a la frontera sur, para realizar de manera gratuita las pruebas de Covid-19 a los ciudadanos que esperan por su ingreso a nuestro territorio”, destacaron los doctores.

Desde abril pasado, las asociaciones médicas de Nicaragua han insistido en que Ortega debe enfrentar la pandemia con las medidas recomendadas por la OMS y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), incluyendo algún tipo de cuarentena, distanciamiento social, promoción del uso de mascarillas, y educación sanitaria.

Asimismo, han denunciado que, incluso después de que se reportó el primer caso de Covid-19 a mediados de marzo, las autoridades prohibían del uso de mascarillas dentro de los hospitales, para “no espantar” a la población, tras lo cual, al menos 16 médicos fueron despedidos de hospitales estatales.

LOS DATOS QUE ORTEGA NO PRESENTA

En semanas recientes, el gremio médico solicitó a las autoridades brindar los “datos reales” de la pandemia en Nicaragua, ya que hasta ahora reconoce 116 muertos y 3.672 confirmados, y los especialistas sospechan de muchos más casos y fallecidos.

Ortega, cuya administración sí admite algunas medidas de prevención social desde mayo pero promueve aglomeraciones, ha respondido que el sistema de salud de Nicaragua está mejor que en 2007, cuando volvió al poder, y que aplica la llamada “estrategia singular”, misma que compara con la que descartó Suecia hace dos meses, y que busca un “equilibrio” entre la salud y la economía.

Representantes de la OMS, la OPS, la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han expresado su preocupación por el manejo de la pandemia en Nicaragua.

Compartir: