El dictador Daniel Ortega saludó el triunfo del izquierdista Pedro Castillo en las elecciones presidenciales de Perú y le animó hacer frente “a las hostilidades de siempre”.

“Con orgullo nuestro americano y caribeño les saludamos y felicitamos nuevamente, a usted, compañero Pedro Castillo, presidente del Perú, a la vicepresidenta Dina Boluarte, y a todo su pueblo”, escribió Ortega en una carta que suscribió junto con su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Desde el inicio de la crisis de Nicaragua en abril de 2018, el Gobierno de Perú ha condenado la represión de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Perú ha respaldado resoluciones contra la dictadura tanto en la Organización de Estados Americanos (OEA), como en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Aunque el presidente electo de Perú no se ha pronunciado sobre la situación de Nicaragua, donde en pleno año electoral la dictadura ha encarcelado a seis aspirantes presidenciales, en las últimas semanas reconocidos líderes de la izquierda latinoamericana han dado la espalda a Ortega.

MÁS NOTICIAS: Ortega devaluado: Un canciller de un país no reconocido fue el único invitado internacional en el acto del 42 aniversario de la Revolución

En la carta enviada este martes a Lima, Ortega y Murillo expresan al presidente electo estar seguros de “las fortalezas que animan todos sus compromisos, y les deseamos salud, energía y éxitos ante tantos desafíos en nuestros caminos de luchas contra la pobreza, frente a las hostilidades de siempre“.

Ortega y Murillo han catalogado como “hostilidades” la supuesta injerencia de Estados Unidos contra su régimen y la imposición de sanciones contra sus funcionarios.

ORTEGA CADA VEZ MÁS SOLO

Daniel Ortega puede contar con los dedos de las manos a sus aliados. Desde 2018 su descapitalización política se ha incrementando en la misma proporción que la represión que ha impuesto para retener el poder en Nicaragua a cualquier precio.

Entre los viejos “amigos” que ha ido perdiendo Ortega, se cuentan personalidades políticas de izquierda, como el expresidente uruguayo José Mujica y la escritora y periodista mexicana, Elena Poniatowska. 

Los Gobiernos de México y Argentina se han unido para demandar a Ortega el cese de la represión y estudian juntos una estrategia diplomática para ayudar a la solución de la crisis en Nicaragua.

MÁS NOTICIAS: Costa Rica confirma casos de la variante Delta en viajeros procedentes de Nicaragua

El 29 de enero de 2019, 95 partidos de izquierda de 81 países del mundo que integran la Internacional Socialista aprobaron la expulsión FSLN de esa organización, debido a las graves violaciones a los derechos humanos en Nicaragua.

El presidente del comité de disciplina de la Internacional Socialista, Rafael Michelini, afirmó entonces que el Frente Sandinista de Daniel Ortega “ya no nos representa”.

También el exsacerdote brasileño Leonardo Boff, otrora aliado de los sandinistas y exponente de la Teología de la Liberación, indicó en una carta estar “perplejo por el hecho de que un gobierno que condujo la liberación de Nicaragua pueda imitar las prácticas del antiguo dictador”.

Compartir: