Nicaragua sigue siendo territorio hostil para la libertad de prensa. El más reciente informe del diario La Prensa revela que 80 ataques contra medios de comunicación y periodistas ocurrieron en el mes de agosto, en una escalada del recrudecimiento de la violencia por parte del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

“En este mes logramos documentar 80 ataques a la libertad de prensa; 58 fueron perpetrados contra medios de comunicación (72.5 %) y 22 contra personas naturales”, precisa el documento enviado a periodistas este lunes. 

De acuerdo con el informe, por octavo mes consecutivo, en la mayoría de los casos los principales agresores son agentes estatales. “En el mes de agosto 78 casos, equivalente al 97.5 % fueron perpetrados por instituciones y/o funcionarios públicos; en 2 casos los victimarios fueron identificados como No estatales; pero claramente reconocidos como paraestatales2 (que contribuyen u operan coordinadamente con los funcionarios estatales) para reprimir y violentar los derechos de los hombres y mujeres de prensa, al igual que medios de comunicación independiente”, precisa.

LEA: Sergio Ramírez: “Es inédito que una pareja desgobierne un país”

Esta agravamiento ha hecho que los periodistas huyan del país para resguardar sus vidas, por lo que se lograron documentar que en el mes de agosto 7 comunicadores se exiliaron, para un total de 26 periodistas entre junio y julio. “Esta es una de las cifras más altas después del primer éxodo en el 2018. Para algunos comunicadores este es su segundo exilio”, señala. 

CUATRO MESES DE INQUISICIÓN

Cabe mencionar que agosto se convirtió en el cuarto mes consecutivo en el “que continuaron las inquisiciones por parte del Ministerio Público en contra de periodistas independientes”. “Esta institución que funciona en completa obediencia al Poder Ejecutivo, en los últimos meses, al igual que la Policía Nacional prevalece como una de las instituciones abanderadas de la represión, en contra de la prensa independiente en Nicaragua”.

La Prensa apunta a que en agosto 10 comunicadores fueron citados por la Fiscalía en calidad de testigos, por el juicio político emprendido en contra de la extinta Fundación Violeta Barrios de Chamorro, por el supuesto delito de lavado de dinero, gestión abusiva y apropiación y retención indebida de bienes y activos.

Los hecho llevan a La Prensa a calificar la actualidad como el peor contexto de la historia de Nicaragua para ejercer el periodismo. “Con el allanamiento y cierre de las instalaciones de La Prensa, el régimen sandinista, supera con gran ventaja a la dictadura somocista y a sí mismas; porque ambas dictaduras (la de Somoza y la primera sandinista de los años 80) fueron crueles, privativas de Derechos Humanos, alérgicas a la libertad de expresión y de rensa, y todo aquello que implique la difusión del libre pensamiento e ideas”, señala.

Compartir: