La propaganda del régimen de Daniel Ortega ha difundido un documento de campaña en el que destaca los “logros” durante su administración 2007-2020 y esboza un Plan de Gobierno para el quinquenio 2021-2026 en el que el principal eje es el combate a la pobreza. El documento enviado a las bases se titula “Síntesis, plan de lucha contra la pobreza por el desarrollo humano sostenible 2021-2026 y logros históricos del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional 2007-2020”, y hace alusión a megaobras que el sandinismo baraja desde 2006.

Ortega, que será candidato por el Frente Sandinista de Liberación Nacional por séptima vez desde que perdió el poder en 1990, ha definido tres ejes para ejecutar decenas de proyectos, en caso de ganar  las elecciones de noviembre próximo: Transformación social; ciencia tecnología, innovación y emprendedurismo para la transformación de Nicaragua; y medio ambiente. La oposición considera poco realistas las promesas del dictador.

LEA MÁS: Mantenimiento de Campana de la Paz cuesta medio millón de córdobas a Managua

“En la etapa actual de la Revolución Sandinista, el pueblo protagonista, facilitado por el buen gobierno basado en los valores y principios del propio pueblo, ha cosechado, después de tantos años de siembra en la lucha, significativos resultados sociales, ambientales, productivos y económicos”, reza el documento de 97 páginas. El principal componente de salud es llevar al país de 92 hospitales en 2021 a 104 en 2026, mientras que en el tema de educación no hay una propuesta concreta más allá de que se mejorará la calidad.

En materia productiva, Ortega asegura que orientará su política a la transformación de una matriz generadora de productos primarios o materias primas, a una matriz productiva con mayor valor agregado, profundizando la diversificación de la producción que garantice la seguridad y soberanía alimentaria, sin embargo el documento no indica cómo lo hará. Para lograrlo, Ortega necesita el respaldo del sector privado, pero hasta ahora existe un divorcio entre empresarios y el Gobierno. 

Ortega más bien se ha empeñado en ahuyentar la inversión al mandar un mensaje que en el país no hay seguridad jurídica. Desde 2018 confiscó propiedades y medios de comunicación, entre ellos 100% Noticias y Confidencial, así como propiedades de la familia de Juan Sebastián Chamorro. Pese a esto, Ortega propone consolidar el modelo de diálogo, alianzas y consenso con los sectores productivos para “promover la producción, el comercio y el abastecimiento, mediante el Plan Nacional de Producción, Consumo y Comercio”.

LAS MEGAOBRAS 

Daniel Ortega incluyó en su propuesta viejas promesas que no ha podido cumplir como la construcción de un ferrocarril metropolitano con las rutas Managua-Masaya- Granada y Ciudad Sandino- Managua- Tipitapa. La construcción de este ferrocarril es una promesa que hizo durante su administración edilicia Dionicio Marenco, alcalde de Managua (Q.E.P.D). El proyecto planteaba utilizar las vías del antiguo ferrocarril, según se detalla en reportes periodísticos de la época, los que agregan que el costo de la obra era de 50 millones de dólares.

El analista político Eliseo Núñez expone que cuando Ortega hace este tipo de promesas hay que tomar en cuenta los antecedentes, ya que el régimen ha hecho ofrecimientos como la construcción de una refinería, un canal interoceánico, el proyecto Tumarín, la compra de un satélite que anunciaron en el 2012 entre otras, los cuales hasta la fecha no se ha concretado.

“No ha podido terminar la circunvalación de Ticuantepe a Nejapa ¿y va a poder hacer esto? Él (Ortega) está asumiendo que la gente es estúpida y la gente no lo es”, cuestionó el experto. A la vez considera que todos los proyectos que plantea Ortega a realizar entre 2021 y 2026 “no son posibles con ese crecimiento económico, ni son compatibles con la gestión que él ha hecho, que es una gestión mediocre”.

Este año el Banco Central de Nicaragua proyecta un crecimiento entre 2.5% y 3.5%,, pero organismos internacionales hacen estimaciones por debajo de esa cifra, y la fijan entre 0.2 % y 0.9 %. “La gestión económica de los gobiernos anteriores (a Daniel Ortega) fue excepcional porque parten de un desastre económico que Ortega deja en el 90 y la gestión de Ortega es mediocre porque no hace mucho más que lo que los otros hicieron en peores condiciones. Uno no puede esperar que Ortega venga y financie nada de eso porque no ha tenido la capacidad de hacer nada de lo que él promete”, manifestó. 

Otro de los ofrecimientos del régimen es la construcción de la carretera Costanera la que comprende desde la frontera con Costa Rica hasta Potosí, en Chinandega. La obra se construiría en etapas. Al respecto, Núñez dice que la carretera costanera es probable que la lleve a cabo siempre y cuando el turismo regrese al país, “porque si no sería una carretera con muy poca utilidad”. Pero el retorno de los turistas extranjeros se encuentra frenado por la falta de conectividad del país, debido a que Ortega “hace todo lo necesario para que el turismo no regrese al país”.

La recuperación de este sector, que sufre las consecuencias de la pandemia del Covid-19 y la crisis sociopolítica que vive Nicaragua desde el 2018, está frenada por los niveles de represión política, que genera inseguridad en los viajeros. “Un país con 17 mil policías armados con AK47 en cada esquina del país, no es una situación normal y Ortega no puede creer que el turismo pueda venir bajo la situación que estamos actualmente”, manifestó Núñez. 

LE INTERESA: FMI bota optimismo de Ortega al proyectar un crecimiento económico de 0.2% en 2021

La carretera Costanera es un proyecto que intentó poner en marcha la administración de Enrique Bolaños, pero no se llevó a cabo por falta de financiamiento. Ortega ha intentado revivirlo en dos ocasiones, en el 2010 y en el 2017. Esta ruta comprende unos 138 kilómetros que va desde la frontera Sur hasta Masachapa. 

De hecho, el turismo es una de las actividades económicas que la dictadura pretende potenciar en una futura administración, y en ese sentido busca promover la inversión, nacional y extranjera, para mejorar y aumentar la infraestructura turística, por otro lado la dictadura espera desarrollar esfuerzos para atraer más aerolíneas que “ofrezcan vuelos con variedad de destinos, de manera tal de mejorar la conectividad aérea del país, con mayor flujo de pasajeros y mejores precios en los boletos”.

Con reporte de Emperatriz López.

Compartir:

¿Qué te pareció esta noticia?