El acto del 42 aniversario de la Revolución Popular Sandinista evidencia el rechazo mundial al régimen de Daniel Ortega. Su devaluación política ha tocado fondo, al punto de que su único invitado internacional al festejo rojinegro que se desarrolla este lunes 19 de julio, en la Plaza de la Revolución, en Managua, es Kove Daur, canciller Abjasia, un país no reconocido por la Organización de Naciones Unidas y que solo validan como Estado Rusia, Venezuela, Nicaragua, Nauru y Siria.

Abjasia se ubica al noreste del Mar Negro y tiene menos de 300 mil habitantes. Para el mundo es parte de Georgia. Con ese país el dictador suscribió relaciones diplomáticas en 2009 y tres años más tarde designó representación diplomática en ese país.

Kaur aterrizó en Managua hace dos días y está sentado en primera fila del acto conmemorativo que no es ni la sombra de los baños de masa que antaño se daba el dictador, aunque mucho antes de la pandemia de coronavirus había dejado de llenar plazas, aún forzando a los trabajadores del Estado a marcar asistencia.

El canciller invitado brindó un breve discurso en el que expresó su amistad “incondicional” con Ortega y elogió sus acciones para defenderse de lo que llamó “presiones externas”.

Una delegación de Abjasia también asistió al acto de aniversario de la Revolución en 2019. Ese año, faltaron los viejos amigos de la izquierda latinoamericana de Ortega, y el invitado de mayor rango fue el presidente de Osetia del Sur, Anatoli Bibílov, otra nación no reconocida ubicada al sur de Rusia, que hasta el 2015 contaba con apenas 50,000 habitantes.

Este año, además de la pandemia, Ortega llega a otro 19 de julio con el mundo en contra por la escalda de violencia política que ha desatado movido por la pretensión de asegurarse un cuarto periodo en la Presidencia, apartando todo y a todos los obstáculos en camino, así ha terminado encarcelando a sus seis más fuertes rivales y a una veintena de opositores entre los que se cuentan sus antiguos compañeros de lucha Dora María Téllez, Víctor Hugo Tinoco y Hugo Torres.

ORTEGA AISLADO POR VIOLAR DERECHOS Y LIBERTADES

La descapitalización política de Ortega ha sido progresiva desde 2018 cuando exterminó las protestas ciudadanas mediante la fuerza letal, alegando un intento fallido de golpe de Estado, dirigido por Estados Unidos y la Unión Europea.

Incluso ha perdido a viejos “amigos” y el partido FSLN desconocido por fuerzas de izquierda. Entre quienes han dado la espalda a Ortega se 140 intelectuales y dirigentes izquierdistas del continente americano, a los que recientemente se plegaron el expresidente uruguayo José Mujica y la escritora y periodista mexicana, Elena Poniatowska.

Asimismo, el 29 de enero de 2019, 95 partidos de izquierda de 81 países del mundo que integran la Internacional Socialista aprobaron la expulsión FSLN de esa organización, debido a las graves violaciones a los derechos humanos en Nicaragua desde que inició la crisis sociopolítica en abril del 2018.

El presidente del comité de disciplina de la Internacional Socialista, Rafael Michelini, senador del Frente Amplio uruguayo, quien tras condenar la crisis sociopolítica de Nicaragua concluyó que FSLN “ya no nos representa”.

En medio de esta turbulencia, el guion de la celebración de la más importante del orteguismo ha tenido un marcado discurso contra de Estados Unidos que ha criticado y castigado con sanciones las graves y sistemáticas violaciones a los derechos humanos.

Este es el segundo año consecutivo que el acto central del 19 de julio se realiza de manera virtual debido a la pandemia del covid-19, aunque no lo admiten. Mientras Ortega se protege rodeándose de los suyos, en la víspera del 19 de julio y del acto que se desarrolla en la Plaza de la Revolución, en Managua, sus simpatizantes y empleados públicos fueron enviados a riesgo a las calles. Durante este fin de semana, se realizaron cerca de 5 mil actividades en diversos puntos del país para celebrar el 42 aniversario de la Revolución Popular Sandinista, pese a que se reporta un incremento de contagios del Covid-19 en el país.

Compartir: