Un grupo de fanáticos del régimen de Daniel Ortega irrumpió este lunes en la parroquia Nuestra Señora de El Rosario, en Chinandega, para interrumpir un homenaje a las víctimas de la represión de abril de 2018 en Nicaragua.

En el templo estaban reunidos un grupo de personas que recordaban a los más de 328 manifestantes asesinados por la represión del régimen y pedían la liberación de los presos políticos.

“Me van a disculpar, pero la iglesia no es política, la iglesia es para venir a ver la paz. Váyanse a la calle”, dijo una mujer mientras un joven leía una proclama para recordar a las víctimas de abril.  

Inmediatamente otras mujeres empezaron a gritar “Viva Daniel” creando un ambiente de tensión dentro del templo.  

LEA TAMBIÉN: El día que abril se grabó con sangre en la historia de Nicaragua

Opositores han recurrido a protestas clandestinas y a recordar a las víctimas de la represión en espacios cerrados este 19 de abril debido a que la Policía tiene tomadas las calles y cualquier intento de protesta es reprimido con violencia.  

La Iglesia ha abierto las puertas de sus templos para refugiar a manifestantes, familiares de víctimas y opositores que intentan mantener viva la memoria de los asesinados.  

RÉGIMEN INCREMENTA REPRESIÓN

El régimen de Daniel Ortega mantiene desde este viernes un fuerte despliegue policial en rotondas, calles, carreteras y sitios de posibles concentraciones de opositores, quienes este 18 y 19 de abril conmemorarán el tercer aniversario del inicio de la Rebelión de Abril en Nicaragua.  

En Managua la Policía se concentra en las rotondas de Metrocentro, Jean Paul Genie, El Periodista y otras. Además, está desplegada por la Carretera a Masaya y los alrededores de la Universidad Centroamericana (UCA).  

La Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) denuncia que al menos 40 líderes y activistas de la oposición están encerrados en sus casas desde este viernes y no se les permite salir.  

MÁS NOTICIAS: #YoNoOlvidoAbril vs #LaPazEsElCaminoDaniel2021, la batalla en redes en el tercer aniversario de la Rebelión de Abril

“Están aterrorizados tenemos. El recuerdo de esa fecha para Ortega es letal en un año electoral porque se le atribuyen crímenes de lesa humanidad. El despliegue de sus fuerzas busca imponer el miedo en la población”, señala Ivania Álvarez, activista y miembro de la UNAB.

El 18 de abril de 2018 grupos de nicaragüenses salieron a las calles a protestar contra Ortega contra unas reformas a la seguridad social, pero se convirtieron en miles cuando el Gobierno respondió con ataques armados de policías y civiles armados sandinistas que dejaron cientos de manifestantes presos, muertos o heridos. 

Los ataques dejaron al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales sostienen que la cantidad llegó a 684 en 2020, mientras Ortega ha admitido 200 bajo el argumento de que se defendía de un supuesto golpe de Estado. 

La mayoría de los crímenes cometidos por las fuerzas del Estado al mando de Daniel Ortega y Rosario Murillo han quedado en la impunidad.  

Compartir: