Los productores de papaya de Rivas reportan pérdidas de hasta el 90 por ciento de sus cultivos debido a las lluvias provocadas en este departamento por los huracanes Eta e Iota, que impactaron Nicaragua los días 3 y 16 de noviembre.

En Rivas se cultivan unas 319 manzanas de papaya cada año, con un valor comercial estimado de hasta 41 millones de córdobas. Las zonas con mayor producción de esta fruta se localizan en Buenos Aires, Belén Potosí, San Jorge y Rivas; donde las lluvias causaron severos estragos.

“El daño es drástico. Todo lo que teníamos invertido se nos fue de la noche a la mañana, porque las fuertes lluvias iniciaron desde el 3 de noviembre con la llegada de Eta y continuaron con Iota”, dice el productor Miguel Ángel Rodríguez, de la comunidad El Rosario, del municipio de Rivas.

LEA TAMBIÉN: Iota e Eta causan graves daños a cosecha cafetalera de pequeños productores

MUY POCO SE PUEDE SALVAR

Explicó que cuando Eta tocó tierra en Nicaragua los productores del departamento se preparaban para sacar la cosecha, pero las lluvias no dieron tregua, porque en trece días Iota estaba sobre el territorio nacional.

“Antes de que llegaran estos huracanes me estaban ofreciendo 900 mil córdobas, por la cosecha, pero luego apareció Eta con sus fuertes precipitaciones, después Iota y el exceso de agua hizo que se propagara un hongo que atacó las frutas y debilitó las plantas”, expone Rodríguez.

El productor agregó que en los últimos días ha trabajado para rescatar la fruta que resistió a los fenómenos, pero teme que no sea ni el 10% de lo que sembró. El pequeño productor llevaba un conteo de 30,000 frutas perdidas cuando habló con DESPACHO 505 .

Según los productores, todas las áreas de cultivos resultaron severamente afectadas en Rivas, por lo que en estos días solo les resta recorrer las plantaciones identificando lo poco que quedó en pie.

LEA TAMBIÉN: Disminución de la tasa de deslizamiento del córdoba tiene fines “recaudatorios”

“El hongo que surge por el exceso de humedad está matando las plantas y pudriendo las frutas y la afectación es en todas las plantaciones”, expresó el productor y comercializador de papayas, Marvin Rayo, de 54 años.

PEQUEÑOS PRODUCTORES SON LOS MÁS AFECTADOS

Rayo estima que las pérdidas por manzana ascienden a C$150,000 y que la fruta que ellos estaban vendiendo a 200 córdobas la docena podría empezar a escasear en el mercado nacional.

En Rivas, los pequeños y medianos productores, también reportan daños en cultivos de plátanos, arroz, yuca, frijoles y maíz, pero aún se desconoce la cantidad de áreas afectadas.

Juan Isabel García López, un pequeño productor de 68 años, de la comunidad Virgen Morena, del municipio de Tola, es uno de los que perdió sus cuatro manzanas de cultivos de maíz, arroz, trigo y frijoles.

“Entre maíz y arroz tenía tres manzanas el resto era trigo y frijoles, pero las lluvias arrasaron con los cultivos y mi inversión de C$22,000”, se lamentó.

A nivel nacional, las autoridades han reportado que el sector agropecuario perdió unos 20.3 millones de dólares a causa de los dos huracanes.

Compartir: