Logo Despacho 505

Embajador de Reino Unido en Nicaragua: “Perseguiremos una política de sanciones independiente a la de la UE” 

Ben Lyster-Binns, representante diplomático del Gobierno de Boris Johnson,  no descarta que Reino Unido eleve la presión al régimen de Ortega mediante sanciones “a individuos responsables de corrupción y abusos de los derechos humanos”.  El clima de represión y la ausencia de libertades de la prensa en Nicaragua son temas que les preocupan, por lo que insistirán en la restitución de derechos humanos y reformas electorales.

Por JOSÉ DENIS CRUZ | 30-11-2020

Ben Lyster-Binns representa al Reino Unido en dos naciones de la América Central totalmente opuestas. Costa Rica, uno de los países más estables, con una cimentada democracia y con mayor desarrollo económico; y Nicaragua, el segundo país más pobre de América Latina, donde no hay respeto por la democracia ni por los derechos humanos, y que se encuentra sumergido desde 2018 en la peor crisis sociopolítica de los últimos 30 años.

Ben Lyster-Binns asumió el cargo a mediados de noviembre y muestra entusiasmo por contribuir al desarrollo comercial entre Nicaragua y Reino Unido. Es cauto al hablar de la posibilidad de suspender a Nicaragua del Acuerdo de Asociación entre Nicaragua y Reino Unido, firmado en julio de 2019; sin embargo sabe la dimensión de la crisis que vive el país.

“Hemos reiterado nuestras preocupaciones al Gobierno, hemos hecho llamados para que cumplan con sus obligaciones internacionales y que respeten los derechos humanos y que acaben con toda forma de represión en el país”, plantea en su primera entrevista a un medio nacional en la que habló sobre el intercambio comercial y la cooperación entre ambos países.

¿Qué visión se tiene en Londres sobre Centroamérica, y en particular de Nicaragua?

Hablamos de Nicaragua. Hay una visión en Reino Unido de Centroamérica y Nicaragua como un destino muy interesante, con mucha biodiversidad, con potencial muy grande en turismo. Nicaragua es un destino exótico, y hay oportunidad de visitar lugares como la playa y la selva, es decir que hay amplia posibilidad de ver fauna y flora.

En materia comercial, ¿qué peso tiene para Reino Unido la región centroamericana?

La región centroamericana es un socio importante para nosotros. En 2018, el intercambio comercial superó un billón de libras esterlinas y la región es proveedora de frutas, pescados e indumentaria, y de productos sofisticados como instrumentos médicos y ópticos. Tenemos una relación comercial importante.

¿Cuánto exportó Nicaragua a Reino Unido?

El intercambio comercial superó los 44 millones de libras esterlinas (US$58,71 millones) en 2019, pero, realmente, del total de las exportaciones 40 millones (53,37 millones) fueron frutas y cereales, café y especies.

¿Hay algún interés de invertir en Nicaragua y en qué sectores?

Tenemos interés en estos productos (frutas, cereales, café y especies), pero donde hay posibilidades es en el sector de (insumos) médicos. Hay oportunidades para tener más productos y servicios diversos.

El Acuerdo de Asociación se firmó en julio de 2019 y se concretará hasta el año entrante. ¿Qué expectativas tiene?

Este acuerdo entrará en vigor después del primer día del año 2021. La parte importante es para después de ese momento porque viene la implementación. Este Acuerdo fortalecerá aún más el comercio entre los dos países.

¿Podrían aumentar las exportaciones ¿Hay coordinación entre Managua y Londres para potenciar a las empresas de cara a la implementación del Acuerdo?

Sí. Nuestra ambición es mejorar y aumentar el nivel de exportaciones e inversiones entre los dos países, pero reconocemos que es una lucha porque estamos en un momento difícil, en términos de la economía global. Queremos fortalecer y fabricar más oportunidades para más comercio.

Hasta su llegada, ¿cómo valoraría las relaciones diplomáticas entre Managua y Londres?

Ha sido una relación muy larga, muy constructiva, en la que abordamos diversos temas de interés mutuo.

¿Cuáles son estos temas? ¿A qué sector han dirigido su cooperación en los últimos años?

En este momento, un asunto muy importante es el tema de los huracanes, es un tema preocupante por el impacto desastroso que han tenido Iota y Eta, y por eso mi corazón está con la gente afectada. El Reino Unido está donando un millón de libras a la Cruz Roja para los tres países más afectados, incluyendo Nicaragua. También tenemos dos prioridades: la pandemia de coronavirus es muy preocupante, siendo la mayor emergencia de salud pública en una generación, y creemos en la necesidad de unir esfuerzos para encontrar una vacuna y asegurar un acceso amplio y equitativo, por eso hemos comprometido 829 millones de libras (US$1.106,13 millones) para fondos de ayuda para el desarrollo y distribución de vacunas en el mundo; y en segundo lugar, la prioridad de la recuperación económica tras el impacto de la pandemia en la economía global.

¿Cuánto se destinará de esos 829 millones a la región centroamericana?

Es una inversión de fondos para el desarrollo de vacunas para todo el mundo.

Usted asumió el cargo recientemente, ¿cuál será su eje de trabajo?

Espero afianzar los lazos existentes a través de la colaboración en temas de interés común, como el cambio climático y los preparativos para asegurar la COP26 (Cumbre Mundial del Clima) en Reino Unido, y fortalecer el acuerdo comercial a través del Acuerdo de Asociación entre Reino Unido y Centroamérica.

¿Cómo valora la crisis que vive Nicaragua desde 2018?

El Reino Unido sigue monitoreando la situación de Nicaragua. Nos preocupa el clima de represión, el espacio reducido para la libertad de expresión y la ausencia de libertades de la prensa. El Reino Unido es un firme defensor de los derechos humanos universales. Hemos reiterado nuestras preocupaciones al Gobierno, hemos hecho llamados para que cumplan con sus obligaciones internacionales y que respeten los derechos humanos y que acaben con toda forma de represión en el país. Consideramos que el progreso en cualquier país, pasa por la interdependencia exitosa de la política inclusiva y el desarrollo social y económico; la paz, seguridad y la lucha contra el cambio climático; y la buena gestión de los recursos naturales.

La violaciones a los derechos humanos cometidos por el Gobierno motivó una reducción de la cooperación. Varios países de Europa como Suiza cortaron el flujo. ¿Ocurrió lo mismo con Reino Unido?

El Reino Unido sigue apoyando a Nicaragua a través de proyectos comunitarios de diferentes índoles. Tradicionalmente nos hemos enfocado en empoderamiento económico de las mujeres, apoyamos a través de talleres y capacitación en diferentes áreas; la trata de personas y la defensa de los derechos humanos, con énfasis en la reducción de la violencia basada en género. Hemos apoyado proyectos de la Costa Caribe y comunidades indígenas, y este año apoyamos dos proyectos dirigido a empresas para que que adapten sus modelos en el nuevo contexto pos-coronavirus y mitigar efectos sociales de la pandemia a nivel comunitario. Nuestra cooperación con Nicaragua se mantiene y es muy focalizada en áreas prioritarias del Gobierno Británico.

¿La política exterior hacia Nicaragua está en sintonía con la de la UE o Reino Unido ha definido una propia?

Siempre hemos definido nuestra propia política exterior incluyendo hacia Nicaragua, aunque hayamos salido de la UE este año, continuamos compartiendo los valores de la importancia del Estado de Derecho, la protección de los derechos humanos y la independencia de los sistemas de justicia.

Reino Unido ha sancionado a cuatro funcionarios, ¿contemplan más sanciones, como se le ha planteado a la UE, que amplíe el régimen de sanciones?

El Reino Unido perseguirá una política de sanciones independiente, impulsada por la política exterior y los intereses de seguridad nacional británica. Reino Unido tomará la decisión de designar o no a cada persona o entidad, según las facultades previstas en la ley de sanciones y los reglamentos de sanciones pertinentes.

Le hago la pregunta porque los sancionados por Reino Unido son los mismos que castigó la UE y el anuncio de la medida de Londres se dio luego de que lo hiciera la UE.

Tenemos hasta el fin de año para asegurar nuestra posición y finalizar nuestras negociaciones con la UE y después del primer día de enero, vamos a lanzar nuestras políticas más públicas, pero en este momento estamos trabajando, estamos en transición para poner todo en marcha a partir del nuevo año.

Insisto en las sanciones porque a tres años de la crisis, Daniel Ortega no ha mostrado voluntad para cumplir acuerdos con la oposición, se siguen violentando los derechos humanos, y la comunidad internacional ha buscado mecanismos de presión. ¿Hay listas de posibles sancionados?

Tomaremos las decisiones de designar sanciones o no, según las facultades previstas en la ley de sanciones. No buscamos penalizar a la población nicaragüense que depende del comercio sino a individuos específicos, responsables de corrupción y abusos de los derechos humanos.

Partiendo de sus palabras, asumo que no se suspenderá a Nicaragua del Acuerdo de Asociación con Reino Unido. En la UE se ha puesto sobre la mesa esa posibilidad.

Vamos a ver la situación. La situación entre la UE y Nicaragua es exclusiva de ellos y nosotros tenemos nuestro acuerdo y espero que tengamos la oportunidad de implementarlo. No queremos penalizar a la población nicaragüenses, pero depende de la política y el contexto. Yo no puedo dar una respuesta final porque es un punto delicado. Pero yo espero que tengamos la oportunidad de implementar el acuerdo y fortalecer el comercio entre Reino Unido y Nicaragua.

¿De qué forma el Reino Unido podría aportar a una solución a la crisis que vive Nicaragua?

Continuaremos haciendo un llamado al Gobierno para que asuma responsabilidades de poner fin a la represión en contra de la ciudadanía, incluyendo la criminalización de las protestas y las supuestas detenciones arbitrarias de disidentes, instaremos a que se respete la libertad de prensa y que se garantice la seguridad de todos los periodistas en Nicaragua. Haremos un llamado para la implementación de las reformas electorales necesarias previo a las elecciones generales del próximo año para asegurar un proceso político inclusivo.

¿Ha logrado una comunicación con Ortega?

Hasta la fecha he presentado las Copias de Estilo de las Cartas Credenciales al canciller Denis Moncada. Será en una fecha futura que entregaré y conoceré al presidente Daniel Ortega.

¿Tiene prevista una visita pronto a Nicaragua?

¡Sí, claro! Tengo muchas ganas de visitar Managua y los departamentos del país. Quiero hablar con la gente para conocer el país, pero este momento es complicado por la pandemia, pero espero visitar pronto, en enero.