Los nicaragüenses cerrarán un tercer año consecutivo en recesión económica. El Producto Interno Bruto (PIB) per cápita, el indicador entre el nivel de ingresos del país y su población, ha retrocedido a niveles de 2013, revela un reciente informe de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides). 

Las proyecciones del centro de pensamiento apuntan a que en 2020 el PIB per cápita será de US$1,819, con una disminución de 5.2% en comparación al de 2019, y acercándose a niveles de 2013 cuando fue de US$1,790. “En tres años de recesión económica los niveles del PIB per cápita e incidencia de la pobreza al finalizar 2020 implicaría un retroceso social para el país de alrededor de siete años”, señala. 

MÁS EN DESPACHO 505: CNU abre prematrículas: repartirá 34,000 cupos en diez universidades, por primera vez sin examen

Esta reducción en los ingresos resulta en un aumento en la tasa de pobreza que, según Funides, se estima alcanzará 31.3% en 2020, tres puntos porcentuales por encima de los  estimado para 2019 y representando alrededor de 2.1 millones de personas viviendo con US$1.76 o menos diario. 

PRODUCCIÓN NACIONAL EN CAÍDA 

Funides ha revisado sus proyecciones económicas para este año y distan levemente de las estimadas en un informe presentado en abril pasado. En su momento, el centro de pensamiento proyectó una caída de entre 6.5% y 13.7%, tomando en cuenta el impacto de la pandemia de coronavirus, sin embargo en la actualización que hace ahora precisa que será de -5%.

Las estimaciones de abril consideraban dos mecanismos de transmisión: externo e interno. El primero, consistía en las afectaciones a la economía nicaragüense debido al deterioro de la actividad económica global, en particular de Estados Unidos. 

El segundo, tomaba en cuenta la propagación del virus en Nicaragua, y la interrupción de las actividades económicas del país. “El efecto total del coronavirus sobre la economía era la suma del mecanismo de transmisión externo e interno para el cual se simularon nueve escenarios que resultaban en una contracción de la actividad económica en un rango de entre 6.5% y 13.7%”, señaló Funides. 

El centro de pensamiento recuerda que las estimaciones se realizaron bajo una incertidumbre a nivel mundial, con cambios frecuentes de las proyecciones económicas. Sumado a eso que en Nicaragua la información pública es limitada. 

“Una caída de 5% es dañina para la economía, para el nivel de vida de los nicaragüenses y extienden por tres años la contracción económica”, dijo un analista de Funides. Las proyecciones para 2021, de momento son inciertas, pero un crecimiento de las exportaciones y una recuperación de las remesas podrían tener un efecto positivo en la economía. 

Funides considera que, pese a que persiste la incertidumbre en las economía de los principales socios económicos del país, ahora se cuenta con más información que permite determinar que la situación ha cambiado con respecto a abril pasado. 

LE INTERESA: Régimen endurece Ley de Agentes Extranjeros y queda lista para su aprobación

En ese sentido indica los factores que han hecho un tanto menos negativas las proyecciones económicas. Las remesas empezaron a recuperarse a partir de junio en Honduras y Guatemala y, según Funides, podría observarse en Nicaragua una dinámica similar.

Por otro lado, las exportaciones de las principales remesas están creciendo por encima de lo esperado, aunque el resto de bienes y servicios exportados se reducen en 2020 en comparación con la de 2019. Además, señala que la movilidad de las personas, en particular en tiendas y espacios de ocio, se ha incrementado desde julio.

Compartir:

¿Qué te pareció esta noticia?