El padre Edwin Román, uno de los sacerdotes más críticos al régimen de Daniel Ortega y defensor de derechos humanos, ha sido detenido y golpeado esta noche por la Policía de la ciudad de Masaya, que opera bajo el mando del comisionado Ramón Avellán.

El padre Edwin Román de la parroquia San Miguel, de la ciudad de Masaya, fue detenido, golpeado y posteriormente liberado por la Policía de esa ciudad, confirmó a Despacho 505 el sacerdote Augusto Gutiérrez, de la parroquia San Sebastián, de Monimbó.

El secretario de prensa de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, padre Winder Morales también confirmó la noticia en su cuenta de Twitter.

“Fue detenido y golpeado cobardemente por la policía del dictador. El padre ya fue liberado”, dijo.

LEA: Eurodiputados: En Nicaragua “reina el terror”, el Parlamento Europeo exigirá a Ortega que pare

El padre Edwin Román fue detenido en el empalme de Monimbó, pero ya se encuentra en su casa cural.

Román explicó a Despacho 505 que cuando fue detenido los oficiales de la Policía le dijeron: “por fin te agarramos”. Luego el sacerdote quiso denunciar su detención ante los medios de comunicación y una oficial lo empezó a golpear.

ES UN PERSEGUIDO

En los momentos más duros de la represión del régimen de Daniel Ortega contra las protestas en la ciudad de Masaya, el padre Edwin Román fungió como defensor de derechos humanos y en varias ocasiones medió para evitar muertes de ciudadanos.  

Ha sido uno de los más críticos de la represión ejercida por la Policía desde abril del año pasado, lo que le ha valido amenazas de muerte, detenciones y hasta agresiones físicas por parte del comisionado general Ramón Avellán, subdirector de la Policía Nacional.

LEA: Toma de Masaya y la UNAN fueron ataques de guerra, revela estudio

El 9 de septiembre del año pasado, Avellán empujó al sacerdote Edwin Román, cuando se le acercó para solicitarle que bajaran el volumen del altoparlante que sonaba música oficialista a las afueras de la Iglesia, ya que realizaría una misa de difunto.

El padre Augusto Gutiérrez, de la parroquia San Sebastián, de Monimbó, exiliado ante las amenazas de simpatizantes sandinistas, condenó la detención y agresión física contra Román.

“Mi solidaridad y oración. No está solo, la Iglesia, el pueblo está con usted. Repudio este acto de amedrentamiento de parte de la Policía Orteguista contra los sacerdotes, contra la Iglesia”, dijo el religioso.

https://twitter.com/AugustoGutirre1/status/1095876698158043136
Compartir: